Universidad Nacional de Colombia ¿camino a la privatización?

on Domingo, 15 Septiembre 2013. Posted in Artículos, Edición 17, Nacional, Crisis educativa, Libardo Sarmiento Anzola

17 LibardoLa Universidad Nacional de Colombia se ha convertido, durante las dos últimas décadas, en generador de ingresos propios para financiar su actividad. En 1995 los ingresos propios representaban 24,4% del total del presupuesto de la Universidad; en 2013 elevaron su participación relativa a 48%, tendencia que expresa una desfiguración de su “naturaleza pública” al comportarse como las universidades privadas.
 
 
Libardo Sarmiento Anzola
Fuente: http://robledosomostodos.com

El sector educativo hace parte de la reciente y compleja explosión social. Colombia es un país de ingresos medios, periférico al capitalismo mundial y dependiente de las políticas que emanan del centro hegemónico. Por ello, el país no escapa a las determinaciones del modelo neoliberal. Esta influencia se deja sentir con fuerza en el Sistema Universitario Estatal –SUE. Actualmente las universidades estatales afrontan una grave crisis financiera  consecuencia del incumplimiento del Estado de su obligación constitucional de garantizar y financiar la educación pública (Sistema Universitario Estatal, 2012; Desfinanciamiento de la Educación Superior en Colombia, Bogotá, D.C.).

El sector público, en término cuantitativos, tiene posición dominante en la educación preescolar, básica y media. El sector privado monopoliza la educación técnica, tecnológica y superior al controlar el 70 por ciento de las matrículas. Las universidades públicas deben generar sus propios recursos, a través de la venta de servicios de consultoría o elevando el valor de las matrículas, para lograr subsistir, a costa de transformar su naturaleza jurídica y misión.

La Universidad Nacional de Colombia no escapa a la influencia de la hegemonía discursiva y práctica neoliberal. Así, por ejemplo, a partir de la década de 1980 la Universidad Nacional ha implementado en el subsistema administrativo un régimen caracterizado por la deslaboralización y la tercerización. En paralelo, mientras la planta de servidores públicos administrativos y docentes se ha venido reduciendo, el número de estudiantes registró un incremento de 71,1% durante el periodo 1997-2013; en consecuencia, la relación estudiantes sobre servidores públicos administrativos y docentes se duplicó.

La Universidad Nacional de Colombia se ha convertido, durante las dos últimas décadas, en generador de ingresos propios para financiar su actividad. En 1995 los ingresos propios representaban 24,4% del total del presupuesto de la Universidad; en 2013 elevaron su participación relativa a 48%, tendencia que expresa una desfiguración de su “naturaleza pública” al comportarse como las universidades privadas, generadoras de sus propios recursos financieros. Nominalmente, los ingresos propios de la Universidad Nacional de Colombia se multiplicaron por 10,2 veces durante el período 1997-2013 (de $63.702 millones a $644.592 millones).

De acuerdo con el gráfico 1, el presupuesto de la UN pasó, en cifras nominales, de 137 mil millones a 1,4 billones de pesos, durante el período 1995-2013. En este lapso, las transferencias de la nación cayeron, en términos relativos porcentuales, de 76 a 52 por ciento. La generación de recursos propios compensó esta caída y actualmente igualan el valor de las transferencias de la nación.

El gráfico 2 muestra que en términos reales (controlando el efecto inflación) el presupuesto general de la UN creció en 170 por ciento en el período 1995-2013. Las transferencias de la nación sólo aumentaron durante este período en 85,4 por ciento y la generación de recursos propios se acrecentó en 431,5 por ciento.

El grafico 3 muestra la severa caída en el número de empleados administrativos y docentes en contraste con el rápido crecimiento del número de estudiantes durante el período 1997-2013, lo cual tiene efectos perversos en la calidad de la educación y en los servicios de mantenimiento, apoyo y gestión. En efecto, los empleados administrativos pasaron de 2.809 a 2.520; los docentes (en todas las modalidades de contratación y niveles) también caen de 3.209 a 2.916. El número de estudiantes creció en estos 16 años de 30.101 a 51.503. Al relacionar la transferencia de recursos de la Nación a la UN por el número de estudiantes, en términos reales (descontando el efecto inflacionario), deja ver que en 1997 el ingreso promedio por estudiante era de 12,8 millones de pesos y en 2013 es de 11,9 millones de pesos, esto es, 7 por ciento menos.

17 Libardo1

El Estado, la sociedad y la familia son responsables de la educación. Esta responsabilidad es diferencial, el Estado tiene la obligación de financiar y garantizar la educación como derecho de toda persona y como servicio público que tiene una función social; la sociedad y la familia deben contribuir a definir sus contenidos y ejercer la veeduría en tanto la educación debe formar al colombiano en el respeto a los derechos humanos, a la paz, y a la democracia; y en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la protección del ambiente (artículos 67- 69 CPC). Propósitos que difícilmente logrará un sistema educativo privatizado, en tanto las empresas privadas educativas ya controlan una cuarta parte del mercado educativo y las entidades públicas tienden hacia su privatización. Pero la sociedad y las familias también viven de espaldas al problema educativo nacional.

17 Libardo2

17 Libardo3

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones