Apreciaciones sobre las COP y los mecanismos de mitigación del cambio climático

Dentro de las determinaciones y definiciones de la ONU en el tema de los mercados de carbono, la noción de bosque excluye a los seres humanos y la interrelación entre las comunidades y su entorno. La definición también permite que se sustituyan hectáreas de selva por bosques plantados, sin importar su especie o si son foráneos, ni el impacto en los ecosistemas nativos.

Resistencia a la minería en el Sur de La Guajira

Las comunidades denunciantes mostraron que el extractivismo minero solo les ha traído la pérdida de territorios, la destrucción de las bases de su subsistencia para depender exclusivamente del mercado, el agotamiento de las fuentes de agua –no solo por la sequía sino por el alto consumo de agua por parte de Cerrejón para la explotación minera y hasta ¡para mantener sus campos de golf!–.

Responsabilidad ambiental y social de las actividades extractivas en Colombia

El masivo desarrollo de la actividad extractiva en Colombia, al incorporar componentes de incertidumbre y complejidad, debe integrar la discusión sobre la necesidad de implementar medidas precautorias. Alguien dirá que este ejercicio implica asumir costos elevados, lo cual puede ser cierto, pero ¿cuánto costará (y ha costado en la historia del país) no asumir con responsabilidad perspectivas preventivas y precautorias frente a la devastadora explotación de recursos naturales?

Minería en Colombia: una locomotora desbocada

Si no se modifican los viejos y falaces idearios de absoluta libertad de la empresa privada como adalid del progreso y el mercado como autónomo en la consecución del bienestar, y no se asumen la tareas de conservación y protección de los recursos erigidos sobre los derechos, más allá de los intereses específicos de unos sectores económicos reducidos, solamente resta vislumbrar un camino accidentado que conducirá a una catástrofe ambiental y social sobre una locomotora desbocada a punto de descarrilarse.

Élites, capital trasnacional y resistencias sociales en Colombia

En Colombia se puede ver una clara articulación entre el capital trasnacional y las élites políticas, donde se presenta un proceso de intensificación del proceso productivo para obtener un aumento de la tasa de ganancia, a partir de “enclaves trasnacionales” en los territorios donde el Estado funciona, principalmente, como un mediador que agiliza la articulación entre lo local y lo trasnacional.

Sequía en Casanare

Más allá de las condiciones climáticas extremas (lo cual es incuestionable), la problemática de fondo que se tiene que discutir es la forma como se está planificando el desarrollo en esta región del país y su relación con los niveles de vulnerabilidad a eventos como la sequía.

Medio ambiente, consultas populares y democracia

No obstante la mezquindad de ciertos sectores de la sociedad frente a las consultas populares a nivel local, éstas y todo tipo de participación efectiva de la población son expresiones que deben mantenerse, alentarse y potenciarse para que algún día la población colombiana, en palabras de William Ospina, “sienta que la ley procede de ella, expresa su voluntad y garantiza sus derechos”.

Cambio climático, el nivel de alerta sigue siendo rojo

La cuestión del cambio climático es sin duda uno de los grandes negocios del siglo XXI. Ella pone en tela de juicio la forma de vida de los países “desarrollados”, y prohíbe que ésta sea tomada como modelo por el resto del mundo. Los países industrializados deben rápidamente tomar otra vía, al mismo tiempo que los países en desarrollo. El desarrollo excesivo de unos y el subdesarrollo de los otros no son los caminos que pueden conducir a lo que a veces se llama en Latinoamérica el “buen vivir”.

Changement climatique, le niveau de l’alerte reste au rouge

Le 27 septembre dernier, le GIEC a rendu le premier volume de son cinquième rapport. Il s’agit des conclusions du premier groupe de travail, qui est en charge de la « science du climat ». Deux autres rapports vont suivre, prévus à la publication en mars et avril prochains, fruit des efforts des groupes de travail 2 et 3 de l’organisme, relatifs respectivement aux « impacts, vulnérabilités et adaptation » et à « l’atténuation », c’est-à-dire aux manières de réduire les effets négatifs des changements climatiques.

La Colombia del futuro

La Colombia del futuro se debe pensar de abajo hacia arriba. Hay, sin duda, requisitos básicos para ello: una redistribución radical de la tierra, una política de convivencia inter-cultural basada en el fortalecimiento cultural y social de las comunidades, políticas de ciencia y tecnología plurales que se surtan de los múltiples conocimientos y concepciones de vida de los diversos grupos sociales, e infraestructuras de apoyo en cada localidad y región para la transición al post-extractivismo

Indignación por la calidad ambiental del país: un tema pendiente de movilización social

Es de gran importancia (además de necesario) que en el país emerjan expresiones de movilización social en torno a la contaminación ambiental y sus devastadores efectos sobre el ambiente y la salud de las personas. Razones para indignarnos por esta situación hay de sobra, pero a su vez es importante que estas expresiones no se mantengan aisladas ni indiferentes frente a otras realidades del país.

Del uso de los pesticidas a la crítica anticolonial: El caso de Martinica (1970-2013)

El caso de la contaminación de las tierras de Martinica por la molécula cancerígena llamada “Chloredécone”, utilizada como pesticida en la zona bananera de 1981 a 1993, se ha vuelto el símbolo de la exclusión de una parte de la población de decisiones relativas a las tierras de la isla y de una diferenciación de la aplicación de la ley entre la Francia metropolitana y este “departamento de ultramar”.