Corrupción y desigualdad: dos lados de una misma moneda 

La corrupción no es un tema menor y aunque algunos lo tratan como un elemento de mera normatividad también incluye elementos culturales; por supuesto, refleja también parte del conflicto distributivo. Por eso es importante definirla como un mecanismo en el que se utilizan diferentes herramientas legales, ilegitimas y/o ilegales para obtener un beneficio económico, como una actividad presente tanto en el sector público como en el privado, y por lo general se realiza en contubernio de los dos.  

El año del oso

Así mismo, para los colombianos puede ser el año en que cometamos un nuevo ‘oso’ electoral y terminemos con Vargas Lleras como presidente. No obstante, por muchas que sean las desgracias que el año nuevo tenga guardadas para la especie humana, seguro que a la postre va a ser peor para los verdaderos osos, desde los polares hasta los de anteojos.

Algunas reflexiones a propósito de la nueva Ley de Protección Animal

Por ahora es necesario superar dos simplismos: por un lado, el sentimentalismo que nos lleva, a lo mucho, a ser “amigo de los animales” y a defender “mascotas”, condenando fuertemente el maltrato animal contra unas especies, pero legitimando el maltrato contra otras. Y por el otro, no podemos reducir la lucha por la liberación animal y los derechos de los animales a una cruzada moral e individualista sin trascendencia social y política.

Refrendación, plebiscito e izquierda

A la hora de la uberización de las relaciones económicas, sociales y políticas –es decir de la desaparición progresiva de la necesidad de intermediarios en muchos ámbitos de la vida social– es por lo menos preocupante que la izquierda, que pretende luchar por la emancipación del pueblo, no le apueste a la construcción de una cultura de la responsabilidad democrática por parte de la ciudadanía más allá de la elección de representantes.

Una crisis sin fin: los hospitales y las clínicas al borde del precipicio

En Colombia cada semana se tiene un escándalo de corrupción de grandes proporciones, se producen cantidades de telenovelas, se reportan pujas políticas, se tienen partidos de fútbol, se tienen carnavales o fiestas locales, se tienen graves problemas cotidianos; todos estos hechos ayudan a distraer la atención de la crisis que viven los hospitales y las clínicas en el país, de lo contrario los ciudadanos estarían preocupados.

La Guajira: ¿ausencia de Estado?

Las condiciones a las que se expone buena parte de la población desfavorecida de la Guajira, no son efecto de una situación excepcional sino de una larga historia que ha sido forjada desde programas y estrategias más amplias destinadas a organizar la economía, el uso de las tierras, las aguas (entre otros recursos) y, por lo tanto, la vida social, de una manera determinada.

A propósito de Narcos: neomacartismo y marcianos

Narcos deja claro que, en paz o en guerra, Estados Unidos seguirá trazando el camino de Colombia hacia la libertad y la democracia de mercados. La otra diana esencial del nuevo tablero geopolítico norteamericano en la región es el país con el mercado más diversificado de América Latina, que ha estructurado una cercanía comercial y financiera con África y Asia, fuera de ser una pieza esencial del MERCOSUR, hoy amenazado por el golpismo de las élites tradicionales. Casualmente, el país del continente con mayor participación en la producción de la serie Narcos: Brasil.

Extractivismo, historiografía y dialéctica

Lukács afirma en su gran obra Historia y conciencia de clase, que no estamos condenados a la existencia brutal y cruel que constituye nuestra realidad bajo el sistema capitalista. Esta afirmación esperanzadora se basa en comprender la dialéctica y el método marxista como herramientas descubridoras del cambio y a la vez constructoras de una nueva realidad que tampoco será pétrea, pero que sí será mucho mejor. Es momento de tomar las herramientas.

Tener la vida por “sagrada”

Tener la vida por “sagrada” no es solamente una creencia útil. No sólo es una creencia que le vendría bien a nuestro extraño y tortuoso “sistema” de creencias. Lo que sucede es que sin esa creencia, expresada no tanto en un eslogan semicatólico, sino en una cierta manera de relacionarnos con los otros, sin esa creencia traducida en acciones, no podemos creer nada más. No podemos creer nada si no estamos vivos. Por eso es difícil, en Colombia, articular cualquier creencia.

El departamento más dinámico de Colombia… y el más olvidado

Si los colombianos que residen fuera de Colombia formaran un departamento reconocido por la Constitución, serían el departamento más grande de Colombia, el más poblado, el más diverso, el más plurilingüe, el más dinámico y también el más relegado por la administración y por la opinión pública. Es urgente trabajar para llevar al primer plano de la agenda pública nacional esos derechos y esas aspiraciones de los residentes en el extranjero. Porque los derechos de los colombianos no tienen fronteras.

Colombia popular vs. Marca País Colombia

Al crear una marca que exhibe una diversidad de clichés aparentemente positivos, se pretende borrar no sólo la violencia que ha caracterizado al país sino también a sus víctimas. Y al afirmar que el país está entrando en una nueva era de Prosperidad Democrática y que posee riquezas para ofrecerle al mundo, se busca ocultar que éstas siempre han sido manejadas por las mismas élites ultra minoritarias.