La regulación de la Consulta Previa será su muerte

La excusa para poner en cintura a las comunidades que reclaman la Consulta Previa es una combinación de invisibilización, instrumentalización y desconocimiento de la relación con el territorio que cada grupo étnico esgrime como el sustento de sus exigencias por ser respetados, escuchados y tenidos en cuenta en la toma de decisiones sobre asuntos que los involucran. De la misma manera, los señalamientos indirectos a las organizaciones sociales como mercaderes de la Consulta Previa, retumba en el trasfondo del macabro proceso de reducción y neutralización de liderazgos sociales en un contexto de abierto exterminio.