¿Para qué sirve la extradición en Colombia?

No se trata, por supuesto, de negar la posibilidad de la cooperación entre países sino, por el contrario, de enfatizar en que las relaciones internacionales deben promover la soberanía de las naciones, su autodeterminación y el respeto por los derechos humanos, así como el ejercicio propio de la justicia, sin desconocer los imperativos ético-políticos a que puedan dar lugar situaciones que violen el derecho internacional.

La presunción de inocencia y los montajes judiciales: lo importante es el escándalo, no la responsabilidad penal

El país debe ser consciente de que la búsqueda de la paz y los escenarios de posconflicto requieren ajustes institucionales en todo nivel, los cuales garanticen que las condiciones que propiciaron el conflicto no se vuelvan a dar, entre ellas, el uso del derecho penal como un arma de guerra, la criminalización de la protesta social, y la protección y no estigmatización de los actores políticos de oposición.

Detención de líderes sociales en Bogotá

Queremos expresar nuestra profunda preocupación por las violaciones a la presunción de inocencia, la defensa de los derechos de los detenidos, la independencia judicial y garantías de un proceso justo y neutral, la criminalización de la protesta social, las afirmaciones ilegítimas de representantes altos del Estado colombiano a propósito de vinculaciones entre líderes sociales pacíficos y grupos insurgentes armados.

¿Por qué la persecución pública?

¿Por qué el Presidente de la República y altos representantes de la Fiscalía, de la Policía y del gobierno no han respetado normas tan elementales de las instituciones públicas, normas orgánicas y cotidianas del ejercicio legítimo de los cargos públicos? ¿Por qué los medios de comunicación han impulsado de manera tan irresponsable y acrítica la persecución pública de estas 15 personas?

Defender los derechos humanos en tiempo de proceso de paz: una tarea aún más difícil e importante

Los avances significativos en la mesa de negociaciones de La Habana, la existencia de una política oficial de restitución de tierras a las víctimas del conflicto armado (a pesar de sus limitaciones) y el fortalecimiento de los movimientos populares tienen como contraparte la reacción criminal de los enemigos de la paz y de los cambios sociales, que son los mismos enemigos de siempre, ligados al Estado y a poderosos intereses locales.

Asesinato a líderes sociales y falta de garantías

Si desde el año pasado se vienen multiplicando las amenazas de muerte contra comunicadores, líderes sociales y campesinos; y si esta estructura represiva no parece cambiar ni disminuir a pesar de estar en medio de un proceso de paz, debemos buscar otros caminos intransitados para resistir estas formas de violencia estructural, debemos resistirnos al olvido inmediato y veloz de estas voces que retumban, resistirnos al silencio y a la ausencia y habrá que tomarnos en serio el Daño Político -con mayúscula- que este tipo de asesinatos causa a los movimientos sociales, a la búsqueda de la democracia en el país y a la construcción de la paz.