Mi último tío en el campo*

Según el Censo Nacional Agropecuario realizado en 2014, el número de viviendas desocupadas en el área rural dispersa aumentó en un 6,3% respecto al año 2005. Y aunque no se destacan factores que expliquen esta situación, el caso de esta familia es concreto y provocado. En Colombia no hay condiciones que permitan que una familia campesina se reproduzca fácilmente.

Los pasivos ambientales de Pacific Rubiales

Pacific cuenta con toda la arquitectura jurídica e institucional necesaria para blindar sus intereses y garantizar su impunidad: durante el 2014 se aprobó la regulación de aguas para reuso en cultivos agro-forestales y la ley sobre Zonas de Desarrollo e Interés Empresarial –ZIDRES, que busca legalizar el acaparamiento irregular de tierras baldías realizado por muchas empresas nacionales y extranjeras en los últimos años en la altillanura.

Despojo con domicilio panameño

El posacuerdo demandará importantes inversiones estatales, de tomarse en serio. Sin embargo, esto no puede ser excusa para adelantar reformas tributarias que profundicen la desigualdad y pongan más cargas a las clases medias y a los trabajadores. Al contrario, los recursos deben provenir de los sectores de mayores ingresos. El refugio de capitales en paraísos fiscales obstruye este propósito, combatir esta práctica parece una importante fuente de recursos para el fisco, que el Estado colombiano debe aprovechar.

¿Quiénes ganan y quiénes pierden con la desaceleración económica?

Tenemos que la austeridad inteligente, en la que se enmarca el aumento de la tasa de interés, no prevé que la economía mejore, por lo menos no para todos. Así las cosas, las primeras decisiones monetarias y fiscales afectan a la ciudadanía en su conjunto, pues aumentan la deuda, que recae sobre la soberanía de la nación, pero además es una aplicación pro cíclica, en vez de generar políticas de choque frente a la desaceleración.

Colombia, desplome económico

El Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 “Todos por un nuevo país” tiene como objetivo construir una Colombia en paz, equitativa y educada, en armonía con los propósitos del Gobierno Nacional, con las mejores prácticas y estándares internacionales, y por los objetivos de desarrollo sostenible. En este nuevo escenario ¿Es viable este noble propósito?

Impuesto predial en Bogotá, política confiscatoria de la oligarquía izquierdista

Sin duda, Bogotá ha estado bajo el control de oligarquías de derecha e izquierda. Gobernada para satisfacer intereses de ricos, burocracia y grupos políticos. El secreto de su dominio y reproducción en el poder es alimentar el apetito de los poderosos, empobrecer a la clase media y paternalistamente socorrer a una masa indigente mediante políticas asistenciales.

Gratuidad de la educación superior en Colombia: un debate pendiente

La reivindicación de la gratuidad debe ser un componente fundamental de un proyecto nacional educativo de vocación pública que acoja sin condiciones y garantías de permanencia a los jóvenes que aspiran a ver realizado su derecho educativo y que no hipoteque de antemano el futuro de los jóvenes profesionales como ya sucede en Colombia, así como en Chile y EE.UU, motivando la corrección de sus políticas en un caso y obligando al presidente a poner el tema en la agenda política en el otro.

O todxs liberándonos, o todxs como estamos!

En la actualidad, la gran mentira del libre mercado no se la creen ni quienes la defienden a capa y espada desde los distintos ministerios y cargos públicos. No es nada desfasado afirmar que Colombia es un paraíso de monopolios. Es más, la figura del cartel, reservada para señalar a los señores del narcotráfico, se corresponde con la realidad de gran parte del empresariado colombiano.

Salario mínimo para el 2015

Si se espera que la inflación del 2014 esté más cerca del 4% que del 3%, de acuerdo con los datos conocidos al escribir estas notas, y que el aumento de la productividad de los trabajadores, que es el otro criterio para definir el aumento esté cercano también el 4%, sobre la base de un crecimiento del PIB del 4.5% (la meta del gobierno es del 5%), y si a ello se suma la necesidad de revertir la pérdida que los trabajadores y sus familias han tenido en la distribución del ingreso nacional, el aumento del salario mínimo no debería estar por debajo del 12%.

Retomando debates: sobre las transformaciones por el capitalismo en el campo colombiano

La importancia de la exposición de estos enfoques está en la medida en que unas visiones se sobreponen a otras y muestran, justifican y argumentan formas sobre cómo leer y actuar sobre la realidad, es decir, le dan un sentido a la acción. De este modo, estos debates no solamente son académicos, en la medida en que el proceso argumentativo tiene implicaciones en la política al ver u omitir un problema de un grupo de personas sobre otros.

Oligarquía, hacienda pública y tributos

La próxima reforma tributaria que se impulsará en 2015 aplaza el desmonte del 4 por 1.000 en las transacciones financieras y reimplanta el impuesto de patrimonio. La clase trabajadora será, una vez más, la mayor perjudicada: bajarán nuevamente los límites de ingresos y del valor de la propiedad para que todo el mundo pague tributos (basta con tener una precaria vivienda y un vehículo popular para estar obligado a declarar).

La agenda oculta del gobierno Santos: la Alianza del Pacífico y la paz al servicio del neoliberalismo internacional

A pesar de (o más bien debido a) la crisis de 2008 (subprime) en los Estados Unidos, la prolongada recesión europea y el estancamiento de la OMC (ciclo de Doha), los partidarios del ultraliberalismo económico siguen trabajando por la constitución de un espacio de libre comercio global. A nivel internacional cuentan ahora con un nuevo aliado: la Alianza del Pacífico. Con sus socios de la Alianza, el gobierno de Colombia negocia de manera casi secreta un Acuerdo internacional para la liberalización profunda del sector de los servicios. Así lo reveló Wikileaks en junio de este año1.

Elección presidencial 2014: La ley contra el hampa

El 15 de junio de 2014, la segunda vuelta para la elección final del presidente, es histórica para Colombia. No sólo está en juego la posibilidad de poner fin al conflicto armado de los últimos cincuenta años ante la asechanza de los halcones de la guerra. Más de fondo es una confrontación entre la ciudadanía decente, pero escéptica, en contra de la indecencia y necrofilia que caracteriza a los grupos de extrema derecha.