Colombia en la OCDE y en la OTAN: ¿arribismo criollo?

Es así como se demuestra, otra vez, la decidida voluntad del Estado en vincularse a organismos con relevancia de Estados Unidos y desvincularse de los procesos latinoamericanos para los cuales no vislumbra, según sus gobiernos, ningún futuro ni potencial, negociando de manera individual, pretendiendo adaptar su economía rezagada a la de los países más poderosos, no solo comercial sino militarmente.

El fascismo neoliberal de los Estados Unidos de América

El actual fascismo estadounidense mercantiliza el estado no en el sentido de otorgarle a las grandes corporaciones del capital una indirecta facultad legislativa de hecho, sino mediante su capacidad de controlar quién ocupa las posiciones de poder a partir del financiamiento irrestricto de las campañas y de los partidos políticos, o la infraestructura de los lobbies y demás mecanismos anti-democráticos que aún mantienen la apariencia de una democracia.