Un sistema político en turbulencia. Retos al cabo de la elección presidencial en Francia

La victoria de E. Macron con 66.1% de los sufragios expresados y con 32 puntos de ventaja sobre su adversaria M. Le Pen (33.9%), por contundente que sea, no deja de ser frágil, dado el rechazo al sistema político que se ha evidenciado en la segunda vuelta del 7 de mayo, mediante el nivel de abstención, votos blancos y nulos, inéditos en una segunda vuelta. Se espera una recomposición del espectro partidario.

Primera vuelta presidencial en Francia: el frente nacional con viento en popa

Ante la segunda vuelta que se avecina, la renovación política aparenta ser el menor de los problemas de Francia. Sin embargo, la reedición agravada del dilema de 2002 y de la trampa ante la cual está de nuevo el electorado, nos recuerda que la carencia de una profunda renovación política e institucional sí es asunto de todos. Tarde o temprano se pagan los platos rotos. Ante la falta de alternativas verdaderas, o más bien la eliminación de ellas por un electorado desubicado, la desesperación, el asombro, la ira crecen en una población cada vez más impotente e impaciente.

Elección presidencial reñida en Francia: Una inédita incertidumbre en un panorama electoral trastocado

En un contexto electoral inédito, bastante preocupante, Francia se prepara para una elección presidencial envuelta en tensiones y en medio de una incertidumbre muy alta. La primera vuelta se realiza el 23 de abril y la segunda el 7 de mayo. A continuación se presenta un análisis de este contexto electoral y se analizan los retos y la incertidumbre que rondan en esta contienda.

Un debate electoral fracturado en contexto de crisis institucional: Francia en la tormenta del “Penelopegate”

La derecha tenía todas las posibilidades de ganar la elección presidencial de 2017. Pero las graves sospechas de desvió de fondos públicos y empleo ficticio en beneficio de su esposa Penélope, han socavado la candidatura del derechista François Fillon. Este escándalo se produce en un panorama electoral fracturado y deja un electorado desorientado.

View from the U.S.: Donald Trump is Our President-Elect

We here in the States are moving into a very difficult period. And, because of the reach of U.S. power, the incoming administration is likely to make things worse around the world in ways we do not yet know. However, if we are prepared to display commitment and a bit of courage, align ourselves with one another and with those who support us around the world, we have a chance both to confront the worse abuses that are to come and, on a more positive note, to build a movement that could sustain itself for years to come. And, after all, what other choice do we have?

Panorama desde EE.UU.: Donald Trump es nuestro presidente entrante

En los EE.UU. estamos entrando en un periodo muy difícil. Y, debido al alcance del poder estadounidense, es probable que la administración entrante empeore las cosas en todo el mundo de formas que aún no conocemos. Sin embargo, si estamos dispuestos a mostrar compromiso y un poco de coraje, alinearnos unos con otros y con aquellos que nos apoyan en todo el mundo, tenemos la oportunidad de enfrentar los peores abusos que vienen y, de un modo más positivo, de construir un movimiento que podría sostenerse por los años venideros. Después de todo, ¿qué otra opción tenemos?

Cuando no hay mal menor

Por donde se mire, entre el magnate y la ex-secretaria del Estado no había mal menor. Ahora que muchos han salido a protestar contra la feroz amenaza que representa Trump, la pregunta incómoda e inevitable es: ¿por qué no sucedió antes? Desde el momento en el que Sanders salió de la contienda electoral, la catástrofe por venir era evidente.

La crisis del orden «natural» y las emergencias organizativas como respuesta

Este orden “natural” neoliberal se ha expresado en Colombia vía despojo de tierras, industria extractiva, exportación de materias primas, desaparición violenta del opositor político, entre otras. Nuestro sistema en construcción -aún bastante frágil- de una mayoría social en torno a la solución negociada, recibe como respuesta la misma recomposición neoconservadora y fascista: la oposición a la restitución de tierras, al sistema de Jurisdicción Especial para la Paz, al esclarecimiento de la verdad, a la supuesta ideología de género, etc.

Cómo nos venció el lenguaje en la campaña por el SÍ

Necesitamos movilizar aquellos afectos que atraviesan a la población colombiana para así poder ver en ellos su potencial de acción política. No digo que juguemos a una manipulación de las emociones como lo hizo la campaña del NO liderada por el Centro Democrático que, gracias a las declaraciones de Juan Carlos Vélez Uribe, probó lo que el miedo, la indignación o el resentimiento pueden hacer. Digo que emprendamos un ejercicio de entendimiento del otro para dar la batalla, y desde allí, en su mismo terreno, desestabilicemos y cuestionemos aquello que hoy se opone a la implementación de los Acuerdos.

Atención, Houston, tenemos un problema: Donald Trump ha llegado a Washington

Las manifestaciones realizadas todos los días desde el 9 de Noviembre rechazando la elección de Trump son una expresión del malestar de sectores de la población, pero pueden no ser suficientes para contrarrestar la andanada conservadora que empieza a verse con las nominaciones a los cargos de responsabilidad que viene haciendo el presidente electo: personajes del establecimiento republicano conservador, religioso y racista.