¿Llegó la hora de que Colombia salga de las cavernas?

Por ahí pasa el cambio en Colombia. Muchas de las personas decentes pierden su tiempo y esfuerzo limitándose a no ser como los corruptos. De esta manera, solo se participa en el mito que ellos nos plantean. Ya es hora de negar al sujeto y no al predicado, el tiempo de no ser como ellos ya pasó, ya sabemos que las cadenas están rotas, ahora llegó el momento de salir de la caverna y pasar de no ser ellos a ser no-ellos.

¿Cuestión de idiosincrasia?

Puede documentarse un deterioro cultural en las últimas tres o cuatro décadas que quizá sea lo que exacerba la sensación de que aquí no hay nada que pueda hacerse, que todo ha estado siempre muy mal y que así continuarán las cosas. Pero hay un peligro que subyace tras los pensamientos que otorgan a ciertas comportamientos y actitudes un carácter absoluto e inmodificable, que vienen a ser causa y consecuencia de todos nuestros males: nos inmovilizan.