Ser líder social no es delito

Estamos entonces ante un escenario que se caracteriza por el crecimiento de la movilización social y la represión estatal. No se trata, exclusivamente, de las consecuencias de la firma de un acuerdo de paz, como tampoco de la explosión de denuncias alrededor de la corrupción. Son vidas, demandas e injusticias históricas las que están saliendo a flote y ojalá quienes se sienten en la cresta de la ola política sepan leer este escenario.

Revenu universel et travail plus juste

Le fait de définir un socle de base individualisé et inconditionnel vise à sortir des pièges hérités de nos sociétés salariales et productivistes. S’agit-il pour autant d’une recette miracle ? Non, car dans le monde actuel, l’exploitation a pris de nouvelles formes. Le revenu universel doit s’accompagner d’une politique du travail, visant à la fois l’émancipation des personnes et la valorisation des éco-systèmes.

Matthieu de Nanteuil et Yannick Vanderborght

Renta universal y trabajo más justo

El hecho de definir un ingreso individualizado e incondicional apunta a salir de las trampas heredadas de nuestras sociedades asalariadas y productivistas. ¿Se trata de una receta milagrosa? No, porque en el mundo actual, la explotación ha tomado nuevas formas. La renta universal debe acompañarse de una política del trabajo que apunte a la emancipación de las personas y a la valorización de los ecosistemas.

Matthieu de Nanteuil y Yannick Vanderborght

La tercera edad: ¿una población olvidada?

Es fundamental que el Estado reconozca los derechos derivados de la edad y construya una política social integral, transversal y generacional efectiva, lo que a su vez incluye asumir internacionalmente una responsabilidad cierta con la ratificación no solo de la Convención Interamericana sobre los Derechos de las Personas Mayores, sino de instrumentos como el Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social y el Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PF-PIDESC).

Chocó, la paz prometida

El anuncio de la culminación de las negociaciones entre las FARC y el gobierno tiene que poner nuestra mirada en las regiones que han sufrido (y siguen sufriendo) el flagelo del conflicto; ahora, sin las FARC, los esfuerzos deben concentrarse en erradicar el paramilitarismo que ha estado, desde siempre, de la mano de la desmedida y brutal explotación de recursos naturales en regiones en las que existe una intervención estatal muy dudosa.

Privatizar el castigo: la historia de un ladrón de queso

¿Y si echáramos una mirada al interior de las prisiones de tanto en tanto? ¿Y si reconociéramos que las sociedades desiguales agrupan a la vez que excluyen? ¿Y si reconociéramos la contingencia de ser quienes somos y no ladrones, asesinos o indigentes? Ya lo advertía Dostoievski hace más de un siglo: “las normas de la civilización de un país pueden juzgarse al abrir las puertas de sus prisiones”.