La caída de Kirkuk, el fracaso del proyecto burgués para el kurdistán y el fortalecimiento de su opción popular

Lo resaltable de los procesos kurdos en Siria y Turquía es que ambos parten desde una perspectiva popular y contrahegemónica, son feministas, ambientalistas, internacionalistas y, además, se basan en principios libertarios y marxistas para comprender la realidad y actuar frente a la misma, mientras proclaman al Confederalismo Democrático como su base ideológica.

El Estado Islámico y la guerra solapada en medio oriente

Antes que apoyar a Rusia y a Putin con una fe ciega y con una actitud panfletaria, la izquierda debería concentrar sus esfuerzos en elaborar y difundir una caracterización precisa de la guerra. En la así llamada guerra contra el terror, este último no es un puro efecto de la violencia generada por las acciones repudiables de los grupos extremistas y antidemocráticos. El efecto de la violencia es multiplicado y apreciado, sobre todo, por los Estados que dicen combatir el terror.

Giro international (in Syria)

Los sirios en su diversidad compleja, no pensaban en la violencia ni en transformaciones radicales; sus exigencias eran “simples” y ellos soñaban con los principios de una vida decente universalmente reconocidos: la abrogación del estado de sitio, elecciones libres, el multipartidismo, una sociedad civil libre, la liberación de los presos políticos, la libertad de prensa y el combate contra la corrupción endémica que reinaba.

La necropolítica y el “mal menor”: Hacia una nueva economía del poder después de Gaza

La matanza protagonizada por Israel en Gaza pone de presente que la necropolítica y el “mal menor” continúan siendo los dos idiomas centrales para describir las formas más extremas de violencia neocolonial actual. Esta nueva economía del poder acentúa las formas estatales del “dejar morir”, la creación de condiciones que garantizan la “muerte lenta” del “otro”, el exterminio de los palestinos mediante el racionamiento mortal de sus condiciones de vida y la anexión ilegal de sus territorios por parte del Estado de Israel. En esta nueva economía del poder la crítica y el conflicto aparecen ya anticipados en el cálculo de la destrucción (bajo el argumento del “mal menor”), una dinámica que alterna entre la muerte intensa del genocidio y la muerte lenta de la ocupación.

Palestina y las Naciones Unidas

Puede que las resoluciones de la ONU queden sepultadas y los pronunciamientos de la comunidad internacional ahogados por los hechos de fuerza de Israel. Puede que Israel logre ocupar todo el territorio palestino y logre demorar o incluso impedir definitivamente la creación formal de un Estado palestino. Pero Israel no podrá, al menos por un largo tiempo, borrar a los palestinos de la tierra.