El momento Petro o la Colombia que podemos ser

El futuro es ahora un problema político nuestro y el reto supone que lo mejor de nosotros se ponga a disposición, no ya de la Colombia Humana como proyecto particular, sino de ese país que podemos ser y por el cual es necesario pelear. La oportunidad se abre en la derrota. La tarea es imponer la política sobre la historia, disputar la hegemonía y ganar para nosotros, contra ellos.

El Catatumbo: Paz, pan, y tierra en el siglo XXI.

La región del Catatumbo, como una cantidad importante de territorios de nuestro país, evidencia que el pan y la tierra son elementos centrales para que se superen las dinámicas que han ido aparejadas al despliegue de la guerra. Con los actuales niveles de concentración del ingreso, de las tierras y con la pobreza persistente no pueden generarse dinámicas tendientes a construir la paz.

Urgente la implementación de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas – UBPD

Son millares de familias que llevan más de 10, 20, 30 y hasta 40 años buscando a sus seres queridos sin respuesta alguna, por ello es urgente la actuación de un mecanismo específico como la UBPD que de manera extrajudicial y humanitaria de inicio a la recuperación de información sobre las personas desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado

La gente del común, la política institucional y la construcción de la paz.

A los realmente pocos políticos que hoy, con sus matices, dan la pelea por orientar de otra manera y en otra dirección la institucionalidad política colombiana se pueden y deben quienes no quieren más de lo mismo. La gente del común -en tanto basamento y sostén de los liderazgos que actúan hoy desde la política institucional, el naciente partido FARC y los diversos movimientos sociales- es vital para defender los acuerdos logrados, llegar a un acuerdo con la guerrilla del ELN y dar pasos hacia la transformación sustancial de la política institucional colombiana.

La paz incompleta y el re-continuum de las violencias hacia las mujeres

La superación del continuum de las violencias en medio del proceso de paz seguirá representando un enorme desafío que pasa por echar a andar diversas medidas tanto en la implementación de los Acuerdos de Paz como en la transformación de imaginarios militaristas reproducidos socialmente que se traducen en prácticas violentas hacia los cuerpos de las mujeres y que no están solamente ligados a las dinámicas del conflicto armado.