La renovada articulación entre género, religión y política y el panorama postelectoral en Colombia

Convertida en una apuesta por restaurar su fracturada hegemonía en relación con el control de la sexualidad, la lucha contra la llamada “ideología de género” ratifica el avance de un “gran frente” conservador en defensa de la “familia tradicional” (léase heterosexual) y de la moral cristiana, que se ha desplegado con fuerza a lo largo del continente a través de diferentes estrategias.

Movimientos populares en América Latina: entre el cielo, el infierno y la historia

Con su característico estilo diplomático de zalamería de foto de primera plana, Santos se fotografió con el Papa hace algunas semanas y le pidió sus bendiciones y lo invitó a Colombia para rezar por la paz, y blablabla. Pero si Santos pensara menos en la foto de primera plana, en los boom boom publicitarios y en sus índices de favorabilidad en las encuestas, se tendría que detener a reflexionar si la “paz” que él y su gobierno persiguen es la del “estiércol del diablo”, según las palabras del Papa Francisco.

Sobre la inconveniencia de ser moderno a costa de la Edad Media

En vez de escandalizarnos por la manera como la religión contamina la pura y secular neutralidad del espacio público y de las instituciones estatales, deberíamos atender a cómo este procurador católico y esta senadora cristiana se cuidan muchísimo en cada una de sus declaraciones de ofrecer argumentos a favor de sus posiciones que no apelan a la particularidad de sus respectivos credos, sino a los principios constitucionales que supuestamente todos acogemos.

Carta abierta a los defensores de la Familia

He oído decir a algunos de ustedes, con una seguridad espantosa, que los homosexuales no podrían ser padres porque no pueden tener hijos naturalmente. Frente a esto, yo les pregunto con la misma seguridad: ¿tiene, entonces, un Párroco que embarazar a cuanta muchachita se le atraviese para ganar el título de Padre? Al igual que mi pregunta, el razonamiento de algunos de ustedes es simplemente vergonzoso.

Caso Charlie Hebdo: lo que revelan algunas reacciones de “izquierda”

Uno puede tener la sensación de que en ciertas ocasiones a algunos “intelectuales” de izquierda les conviene agitar el espantapájaros del occidentalismo para minimizar la importancia de ciertos valores, dependiendo del contexto. Es decir que al atribuir un origen, geográfico o teórico, a un valor, se legitima su instrumentalización en función de su propio propósito, en vez de tener que defenderlo en cualquier circunstancia. La misma instrumentalización que se reprocha, con razón, a Occidente y a sus gobernantes hipócritas.

Caminando a tientas

Más allá de los intrincados argumentos jurídicos que puedan sustentar sus decisiones, el Procurador –en el marco de la filosofía kantiana– ha abusado del uso de su razón privada, es decir, que sus creencias están pasando por encima de leyes establecidas o interpretadas por las instituciones que tienen esta potestad.