Vivir en democracia después de los atentados

Todos los trabajos muestran hasta qué punto el enigma de la violencia más radical, de la crueldad más extrema, está ligado al hecho de que esas prácticas entrecrucen una serie de dimensiones internas e interrogan el corazón de una sociedad. Es lo que sucede en Colombia, México, Congo, en sociedades del Medio oriente; Y una vez más, ¿Europa, se mantendrá a distancia de tal cuestionamiento?

¿Cuál mundo común después de los atentados de París y de Túnez?

En este contexto marcado por el terrorismo y a pesar de la fractura social de la sociedad francesa y de la polarización de la sociedad tunecina, la cuestión que debe seguirse planteando es la siguiente: ¿cuáles son las condiciones de posibilidad de un mundo común que permita el vivir-juntos? ¿Cómo hacer posible el diálogo, el encuentro con el Otro y la circulación de la palabra entre las diferentes facciones de la sociedad y entre los países?

Caso Charlie Hebdo: lo que revelan algunas reacciones de “izquierda”

Uno puede tener la sensación de que en ciertas ocasiones a algunos “intelectuales” de izquierda les conviene agitar el espantapájaros del occidentalismo para minimizar la importancia de ciertos valores, dependiendo del contexto. Es decir que al atribuir un origen, geográfico o teórico, a un valor, se legitima su instrumentalización en función de su propio propósito, en vez de tener que defenderlo en cualquier circunstancia. La misma instrumentalización que se reprocha, con razón, a Occidente y a sus gobernantes hipócritas.

De Jaime Garzón a Charlie Hebdo: la libertad que se asesina

Para buena parte de los franceses, este miércoles 7 de enero 2015 asesinaron a su juventud y a sus utopías olvidadas. Sin embargo, esta institucionalización en la cultura política francesa y francófona no los inmunizaba contra la actual pequeñez de espíritu de la clase política y religiosa, contra los moralizadores de todo tipo que quieren imponer su modo de vida y de pensar, sus costumbres y valores conservadores a toda la sociedad.