Un nuevo acuerdo, unos nuevos desacuerdos: ¿Qué pasará con la Ley 160 de 1994 durante la implementación de los acuerdos?

Esta discusión sobre la modificación del actual modelo de desarrollo rural se dio durante la aprobación de la Ley de Zidres en el Congreso de la República. Quienes promovieron esta iniciativa hicieron una presentación maniquea de los bajos resultados de la Ley 160 en la consecución de sus propios objetivos, principalmente el de dotación de tierras, y concluyeron que había que descartarla como modelo de regulación y adjudicación de la propiedad rural. Entre tanto, los detractores de las Zidres desvirtuaron estas afirmaciones a través de estudios serios que daban cuenta de que el problema de la ley agraria no es el modelo sino su falta de ejecución y la corrupción del Incoder en la adjudicación de las tierras.

Un nuevo acuerdo y unos nuevos desacuerdos: Modelo Zidres en el punto 1

El campesinado podrá acceder a aquel espacio ubicado exactamente en medio del subsuelo que pertenece a la Nación y, por consiguiente, en muchos casos, a quienes solicitan títulos mineros, y la superficie que será aprovechada principalmente por los grandes productores a través de los contratos de uso, pues son quienes, en palabras de Ramírez, fomentarán el verdadero desarrollo rural. Ahora estar entre el subsuelo y la superficie es, literalmente, como estar entre la espada y la pared.