* Palabras al Margen

Palabrasalmargen.com es un portal de opinión y análisis político donde queremos que confluya y se exprese la academia colombiana crítica y comprometida con la construcción de un país democrático, en el cual prime la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la diversidad y la búsqueda de la paz.

La producción artística, en confrontación con el interés del capital de convertirlo todo en mercancía, valor de cambio, ganancia privada, desarrolla y materializa las fuerzas esenciales humanas, florecimiento de individuos y colectividades. El intelectual venezolano Ludovico Silva (1937-1988) acierta al afirmar que todo verdadero arte es en sí revolucionario, independientemente de la cualidad ideológica de sus contenidos, porque expande y transforma las formas perceptivas y afectivas, posibilitando realmente una conciencia política de la liberación necesaria. Así, Belleza y Revolución deben identificarse en un solo concepto1.

El sector cultural en Bogotá ha venido transformándose sustancialmente en las últimas décadas, convirtiéndose cada vez más en un sector socialmente significativo y económicamente productivo, reconocido como objeto de política pública, donde las manifestaciones artísticas son cada vez más valoradas como factores esenciales en la construcción de ciudad, de ciudadanías y de identidades2.

El Instituto Distrital de las Artes – IDARTES es motor de este proceso, creado en virtud del Acuerdo Nº 440 de 2010 por el Concejo Distrital de Bogotá, adscrito a la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte. IDARTES tiene por objeto la ejecución de políticas, planes, programas y proyectos para el ejercicio efectivo de los derechos culturales de los habitantes del Distrito Capital, en lo relacionado con la formación, creación, investigación, circulación y apropiación de las áreas artísticas de literatura, artes plásticas, artes audiovisuales, arte dramático, danza y música (ver esquema organizacional).

30 Libardo1

En las Cartas sobre la educación estética del hombre, Schiller (1759-1805), comprometido con el ennoblecimiento del carácter humano, hace hincapié en la tarea pedagógica del arte: la contemplación estética, la actitud desinteresada, es el vehículo propicio para pasar del estado físico de indigencia al estado moral. Es más: gracias al arte, el antagonismo entre ser y deber ser queda superado. Las bellas artes, concluye Hegel (1770-1831), tienen por condición la autoconciencia del espíritu libre. El arte bello ha suministrado por su parte lo mismo que la filosofía, la purificación del espíritu de la servidumbre3.

Las artes, acuerdo con el balance realizado por IDARTES, han permitido que la ciudad se reconozca como un espacio de encuentro creativo donde es posible expresarse desde la libertad, conformando ciudadanos portadores de culturas que los diferencia, define e identifica como sujetos en un territorio que se expresa desde la diversidad. El arte se convierte en la ruta para la consolidación de ciudadanías culturales y democráticas y de múltiples identidades.

IDARTES ha recibido un importante apoyo del Concejo y la administración de Bogotá. En sus cerca de cuatro años de existencia el presupuesto que ejecuta es multiplicado por cuatro: 2011: $21.798 millones; 2012: $35.813 millones; 2013: $71.744 millones; 2014: $81.910 millones.

Para el año 2014, el total del presupuesto de inversión del Distrito suma 9,7 billones. Tres sectores concentran tres cuatro partes del presupuesto: Educación (29,7%), Salud (23,5%) y Movilidad (21,7%). Cultura, recreación y deporte participa con 3,8% del presupuesto distrital. IDARTES se beneficia de una quinta parte del presupuesto de inversión del sector Cultura, recreación y deporte; respecto al total del Plan Operativo Anual de Inversiones del Distrito para el año 2014 la participación es ínfima: 0,8%. Queda bastante por andar: el ideal de una sociedad buena, justa, verdadera y bella que soñaron los griegos es utopía lejana para los bogotanos, no sólo en términos presupuestales: la estética no es experiencia cotidiana en el sector educativo, ni en los medios de comunicación o espacios laborales, menos en lo público.

Sin embargo, de la mano del crecimiento presupuestal, las actividades del Instituto registran un acelerado crecimiento: 2011: 5.971 eventos; 2012: 15.982 eventos; 2013: 23.123 eventos. El número de participantes en estas actividades artísticas supera los dos millones: 2011: 1.609.943; 2012: 1.895.959; 2013: 2.000.762.

El año 2013 fue tiempo de logros y resultados para IDARTES: i) apertura de 13 Centros Locales de Artes para la Niñez y la Juventud – CLAN, adecuados y dotados para la formación artística en música, danza, teatro, artes plásticas, literatura, cine y video; ii) entrega de 20.000 kits artísticos para bebés que hacen parte del programa Tejedores de Vida; iii) Celebración de los 75 años de la Media Torta; iv) en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán con Distrito Brasil, los habitantes de la capital disfrutaron el arte de Luiz Melodía, Ceú y Caetano Veloso; estuvieron también Ana Belén y Víctor Manuel y se puso en escena las creaciones ganadoras de los premios Arte y Memoria y Producciones de Gran Formato que han impulsado una nueva manera de crear en la ciudad de la mano de sus teatros públicos; v) el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo se lució con el Festival Beethoven; vi) el Teatro del Parque potenció la franja Consentidos y abrió sus puertas al teatro infantil de Bogotá; vii) el Escenario Móvil realizó más de 100 eventos en las localidades y con Cultura en Común más de 31.000 bogotanos gozaron del arte en 6 teatros locales de la ciudad; viii) Inauguración del nuevo Planetario de Bogotá; ix) Rubén Blades, NG la Banda, La República, la Mamba Negra y los Van Van de Cuba llenaron la Plaza de Bolívar en Salsa al Parque; Maceo Parker, la Big Band Bogotá y South People hicieron vibrar Jazz al Parque; Public Enemy, Danay Suárez y muchos más llenaron el Simón Bolívar en Hip Hop al Parque; en Colombia al Parque los Corraleros de Majagual y el Cholo Valderrama pusieron a cantar y bailar a cientos de familias que viven en el Distrito Capital; en Rock al Parque, el mejor día de Metal en años con Cannibal Corpse, una alianza con los festivales de metal de las localidades; en total fueron más de 90 agrupaciones musicales de Bogotá que IDARTES fortaleció y promocionó gracias a estos festivales y las distintas líneas de fomento de la música; x) el Diplomado para Hip Hopers en alianza con la Universidad Pedagógica graduó a 57 jóvenes y gestores de las culturas urbanas de la ciudad; xi) los grandes murales de la calle 26, Corabastos y Ciudad Bolívar son hoy un hito urbano en Bogotá y marcaron un camino para el uso responsable y creativo del espacio público en la ciudad; xii) el nuevo formato exitoso del premio Luis Caballero y una Galería Santa Fe proyectándose como espacio itinerante de gestión, discusión y encuentro de las artes plásticas y visuales en la ciudad; xiii) 20 talleres de literatura en las localidades; xiv) el programa Bogotá Contada que permitió que varios escritores latinoamericanos contaran y vivieran Bogotá; xv) el Festival de Danza en la Ciudad repleto de colores con la primera creación folklórica hecha en Idartes por coreógrafos bogotanos, la celebración del Día Internacional de la Danza en la Plaza de Todos y los adultos mayores bailando en galas históricas en los teatros Julio Mario Santo Domingo y Jorge Eliécer Gaitán; xvi) el programa Arte Conexión generó 250 presentaciones artísticas en bares; xvii) el Ciclo de Cine Rosa, y la Cita con el Cine Latinoamericano – CICLA permitió ver cine de los países de la región; xviii) las Cinematecas Rodantes en 9 localidades de Bogotá y la firma con la Empresa de Renovación Urbana – ERU de un convenio que permite pensar en una Nueva Cinemateca para Bogotá.

La producción artística está permitiendo a Bogotá configurarse como la primera ciudad cosmopolita de Colombia. Está en nuestras manos, reflexiona el pensador italiano Toni Negri, la posibilidad de construir el mundo. En esta radical operación, el arte se anticipa al movimiento global de lo humano. Es un poder constituyente, una potencia ontológicamente constitutiva. A través del arte el poder colectivo de la liberación humana prefigura su destino. El arte recupera en la actualidad su dimensión de compromiso político revolucionario. Es decir que, necesariamente, producir lo bello es revolucionario. Liberación o dominio, arte o mercado, se oponen tanto como realidades antagonistas, como disposiciones subjetivas4.

***

1Belleza y Revolución, Fundarte, Caracas, 2011
2Yolanda López, Información para Documental sobre Idartes, 2014
3Enciclopedia de las Ciencias filosóficas, editorial Porrua, México, 2004, p. 371
4Toni Negri, Arte y multitudo. Minima Trotta, Madrid, 2000, p. 62.