* Palabras al Margen

Palabrasalmargen.com es un portal de opinión y análisis político donde queremos que confluya y se exprese la academia colombiana crítica y comprometida con la construcción de un país democrático, en el cual prime la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la diversidad y la búsqueda de la paz.

Entre 1948 y 1972, Nacional fue campeón del torneo profesional del fútbol colombiano en una sola oportunidad: 1954. Entre 1962-1965, 1967-1972, 1973-1980 y finalmente, 1981-1983, Hernán Botero Moreno fue presidente de Nacional. Mientras Botero fue presidente del equipo, Nacional logró el campeonato colombiano en 1973, 1976 y 1981. Además, bajo su gestión contrató al director técnico argentino, Osvaldo Zubeldía –entrenador argentino que logró la Copa Libertadores con Estudiantes de la Plata en tres ocasiones: 1968, 1969 y 1970. No obstante, el 5 de enero de 1985, Hernán Botero fue el primer colombiano extraditado a Estados Unidos, acusado del delito de lavado de dinero. Pagó una condena de diecisiete años.

Tras la salida de Hernán Botero, Octavio Piedrahita Tabares se convirtió en uno de los propietarios de Nacional, quien también fue propietario de Deportivo Pereira. Piedrahita fue señalado de organizar a los sicarios que, según The Miami Herald, asesinaron, el 30 de abril de 1984, a Rodrigo Lara Bonilla –ministro de justicia en el gobierno de Belisario Betancourt. Octavio Piedrahíta Tabares murió el 8 de junio de 1988, después de un atentado.

En el contexto de la violencia de la década del ochenta, el 1 de noviembre de 1988 fue secuestrado el árbitro Armando Pérez, por supuestos representantes de seis equipos de fútbol. Al día siguiente fue liberado con dos amenazas: América y Santa Fe no pueden ser campeones y los árbitros que piten mal serán asesinados. El secuestro de Armando Pérez ocurrió después de lo sucedido en Armenia, el 20 de octubre de 1988, pues el árbitro Luis Fernando Gil, concluyó el encuentro en el minuto 58 del segundo tiempo, 13 minutos después del tiempo reglamentario. El partido finalizó después del gol de Sergio Angulo, anotación que le permitió el empate a Santa Fe.

En el contexto del ascenso del fútbol colombiano en los torneos internacionales, Nacional de Medellín logra llegar, por primera vez en su historia, a la final de la Copa Libertadores. El primer partido se disputó en Asunción, Paraguay. Nacional perdió frente a Olimpia por 2 a 0. En el partido de regreso –jugado el 31 de mayo de 1989, en el estadio Nemesio Camacho “El Campín”–, Nacional le ganó a Olimpia, por 2 a 0; lo que obligó a la definición del título con lanzamientos desde el punto penal. Aunque Alexis García, Felipe Pérez, Gildardo Gómez y Luis Perea fallaron el cobro. Andrés Escobar, Albeiro Usuriaga, Jhon Jairo Trellez, René Higuita y Leonel Álvarez, cobraron y acertaron. La tanda de penales quedó 5 a 4, a favor de Nacional. Lo que le permitió al equipo Nacional de Medellín ganar la Copa Libertadores, por primera vez en su historia y ser el primer equipo colombiano en hacerlo. No obstante, Juan Carlos Loustau, árbitro central en la final de la Copa Libertadores, señaló que fue acompañado por hombres armados, en un recorrido por Bogotá, horas antes del partido. Los acompañantes le señalaron que sabían dónde vivía, dónde estudiaban sus hijos y qué lugares visitaba en Argentina.

A pesar de la amenaza, comunicada por Armando Pérez, las irregularidades en el fútbol colombiano, continuaron. Por ejemplo, en el encuentro que Santa Fe enfrentó a Pereira, 30 de abril de 1989, en la ciudad de Bogotá, el árbitro Manuel Castro validó un gol, que nunca entró a la portería de Pereira, y le dio la anotación a Héctor Ramón Sosa de Santa Fe. Posteriormente, el 15 de noviembre de 1989, en Medellín, fue asesinado Álvaro Ortega, juez que pitó el partido entre Deportivo Independiente Medellín y América. En el documental Los Dos Escobar –dirigido por Jeff y Michael Zimbalist– Jhon Jairo Velásquez Vásquez cuenta:

“El fútbol en esa época se convirtió en un tire y afloje entre los narcotraficantes. El mexicano con su Millonarios, Pablo Escobar con el Medellín y el Nacional y Miguel Rodríguez con el América.

Cuando estábamos en el rentado nacional de Colombia, viene un árbitro a Medellín, Álvaro Ortega, en el año de 1989. Ese día hubo un partido entre el Medellín y el América de Cali. Estábamos con el patrón ahí. Y el árbitro se robó el partido de frente. Y el patrón le ordena al “Choco” de que ubiquen al árbitro y lo maten”.

Por ese motivo, el 17 de noviembre, el presidente de la División Mayor del Fútbol Profesional Colombiano (DIMAYOR), Alex Gorayeb, anunció la cancelación del torneo de 1989. La decisión se tomó siguiendo las indicaciones de Manuel Francisco Becerra, quien señaló que el gobierno nacional no prestaría los estadios de Colombia para el desarrollo del campeonato de fútbol nacional. En consecuencia, los equipos nacionales no participaron en la Copa Libertadores.

Nacional de Medellín fue el único representante de Colombia en el torneo continental ya que había sido el campeón de la edición anterior. Eso le otorgaba un cupo directo a la segunda fase del torneo. De ese manera, Nacional enfrentó a Cerro Porteño. El primer partido fue el 8 de agosto, en Asunción, el partido concluyó empatado, 0 a 0. El segundo partido fue el 15 de agosto en Medellín, Nacional ganó por 1 a 0. Este resultado le permitió a Nacional pasar a la siguiente ronda de la Copa Libertadores y jugar contra Vasco da Gama. El primer partido fue el 22 de agosto, en Río de Janeiro, el partido concluyó empatado, 0 a 0. El segundo partido fue el 6 de septiembre en Medellín, Nacional ganó por 2 a 0.

Sin embargo, el árbitro uruguayo, Juan Daniel Cardellino, denunció que había recibido amenazas de muerte si no beneficiaba a Nacional. Por tanto, la Confederación Sudamericana de Fútbol anuló el partido y sancionó a Nacional. De esa manera, el 13 de septiembre, Nacional debió jugar en Santiago de Chile, nuevamente, contra Vasco Da Gama y lo derrota, otra vez, por 1 a 0. Este resultado le permitió a Nacional pasar a la semifinal a enfrentar a Olimpia. El 20 de septiembre, Olimpia derrota a Nacional 2 a 1. Nacional jugó de local en Chile. El 26 de septiembre, Nacional le gana a Olimpia, por 3 a 2. Estos resultados obligaron a definir al ganador en la tanda de penales. Olimpia ganó, por 2 a 1. Al siguiente año, Nacional y América fueron inhabilitados para jugar la Copa Libertadores de 1991 en los estadios de Colombia. De ese modo, disputaron sus partidos en San Cristóbal, Venezuela y Miami, Estados Unidos, respectivamente.

Luego, un encuentro inesperado levantó las sospechas de la cercanía entre jugadores y narcotraficantes. En 1991, René Higuita visitó a Pablo Escobar en la cárcel La Catedral, ubicada en Envigado, Antioquia. Frente a los cuestionamientos sobre la visita de René Higuita a Pablo Escobar, el arquero afirmó que conocía al narcotraficante desde su juventud ya que Escobar le había regalado indumentaria deportiva a él y a otros jugadores. Asimismo, Higuita sirvió de intermediario en la liberación de una secuestrada por Pablo Escobar. La participación en la negociación le costó al deportista una condena en la Cárcel Nacional Modelo.

Posteriormente, en 1996 la Organización Ardila Lülle (OAL) compró al equipo Club Atlético Nacional. Entre 1996 y 2009, Nacional fue campeón del fútbol profesional colombiano en cuatro torneos. Desde 2010 hasta 2014, la OAL logra el patrocinio del Fútbol Profesional Colombiano. En ese periodo, Nacional ha sido campeón de Liga en cuatro oportunidades, de la Copa en dos ocasiones y de la Superliga, una vez. Asimismo, la Radio Cadena Nacional de Televisión de Colombia (RCN Televisión), propiedad de OAL, es el único canal abierto en Colombia que puede trasmitir la máxima categoría del fútbol colombiano. También es copropietaria de la cadena Win Sports, que transmite todos los partidos del fútbol profesional colombiano. En otras palabras, el dueño de un equipo de fútbol, es a su vez quien es el patrocinador de ese mismo torneo de fútbol y tiene la exclusividad de la transmisión del fútbol.

Por último, mientras se mantienen los altos índices de sintonía de las narco-novelas y las envidiables ventas de la narco-literatura, es necesario comprender que el dinero del narcotráfico, en las últimas tres décadas del siglo XX, evitó una crisis económica en Colombia, dificultades que sí afrontaron otros países de América Latina, es decir, la incidencia del narcotráfico, en distintos escenarios colombianos, es una verdad que aún no queremos ver. O es posible que en el fútbol, los hinchas prefieran ganar sin saber cómo lo han logrado.