Avatar

* Palabras al Margen

Palabrasalmargen.com es un portal de opinión y análisis político donde queremos que confluya y se exprese la academia colombiana crítica y comprometida con la construcción de un país democrático, en el cual prime la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la diversidad y la búsqueda de la paz.

Más allá de estos escritos es evidente que la situación del país nos hace un llamado a la unidad y a demostrar un apoyo a esta iniciativa. Estamos ante la necesidad de disputar una definición de paz integral que resuelva problemas estructurales, que supere la inequidad, la impunidad, el genocidio político, en contra del modelo de despojo. Pero, además, para el continente latinoamericano es necesaria la oposición a la reelección de Santos y las disputas territoriales nos hacen ese llamado. Por ejemplo, hablemos de frenar la locomotora minero energética, de un movimiento político que incluya los procesos territoriales que han marcado la batuta en la resistencia en los territorios.

La izquierda colombiana se ha caracterizado por la división y las peleas internas. Difícilmente encontraremos en otro país una gama de propuestas mejor surtida y aglomerada que la izquierda colombiana. Los ochentas estuvieron marcados por los debates sobre la alineación internacional entre los prosoviéticos, los procubanos, los prochina, los proalbaneses, los prosendero y los probolivarianos. En esa época se presentaban intensas discusiones, hasta llegar al punto de no poder construir conjuntamente. Desde las armas (FARC, ELN, EPL, M-19, etc.), las propuestas  abstencionistas (AL, PCC, M-L, etc.), siguiendo con los proyectos electorales (UP, PCC, MOIR, etc.), las plataformas sindicalistas (CSTC, CUT, etc.), los cristianos revolucionarios, los democristianos (CGT, CGTD),  los trotskistas (Bloque socialista, PST, PSR, Unión RS, etc.), los anarquistas, sectores de formación marxista, leninista, algunos de tradición maoísta, camilista, además de otros grupos políticos. Esta diversidad de tendencias, genera muchas tensiones y discusiones que han impedido un proyecto unificado de oposición. La ruptura histórica, su fratricidio y divisionismo, sus legados, sus proyectos políticos diferenciados han impedido que se consolide un encuentro entre estás fuerzas políticas.

No es la primera vez que se propone la unidad entre estos sectores. A finales de los ochentas, a partir de 1988, se propuso un frente político conformado por la Unión Patriótica, el Frente Popular y A Luchar, se dieron  pasos firmes en el terreno de la unidad política entre las tres organizaciones más destacadas de la izquierda en ese periodo. El incipiente proceso arrojó algunos resultados positivos en ese camino. Posteriormente, hacia 1999 surgió el Frente Social y Político, una coalición política para presentarse en las elecciones locales en 2000, y luego en las legislativas de 2002. Otro experimento en esa vía fue el  Polo Democrático Alternativo en 2006, surgido de una alianza entre dos coaliciones de izquierda, Polo Democrático Independiente y Alternativa Democrática.

Después de estos experimentos y de las tenciones entre las apuestas de izquierda nos encontramos ante el gran reto de superar la diferenciación intrínseca. Por la coyuntura del país, consolidar hoy una apuesta de unidad es prioritario, aun entendiendo que esto, ante el fratricidio de la izquierda, NO es un reto fácil. Vale la pena entonces recordar las palabras de Camilo Torres Restrepo: “Para realizar la unión de los revolucionarios debemos insistir en todo lo que nos une y prescindir de todo lo que nos separa”10.

Los retos de la unidad

Nos encontramos ante varios escenarios posibles: 1. Se mantienen dos o más fracciones distintas de la izquierda 2. Hay unidad meramente electoral,  3. Se consolida la unidad más allá de lo electoral, con movilización y organicidad. Ese tercer escenario es la mejor posibilidad, pero parece un imposible y trae grandes retos. Algunos de ellos son:

1. Convertir la unidad en un contundente hecho político: proyectarse en todos los espacios de incidencia para convertirlo en un hecho de la vida política del país y en punto de referencia de todos los sectores de la nación. 2. Ampliar la cobertura: debemos incluir en el acuerdo a todos los sectores de izquierda y populares. 3. Llegar a las regiones: estas iniciativas deberían tener como eje de realización las regiones. Es necesario descentralizar el proceso de unidad. Solo hay que ver las regiones del Cauca o del Catatumbo, para darse cuenta  que no es fácil la unidad. La mayoría de acuerdos de articulación se alcanzan a nivel “nacional” pero en el trabajo en lo local, seguirían existiendo muchas fricciones en las regiones por acciones arrolladoras y hegemonistas. 4. Un acuerdo con énfasis en lo social: salir únicamente del acuerdo electoral para pasar el umbral. 5. Reconocimiento en la diferencia: es un error pensar que para la unidad se requiere homogenizar. Reafirmemos nuestras identidades y nuestros desacuerdos para dialogar y complementar. Tenemos algo muy valioso como es la diversidad, por eso la alianza debe aceptar y fortalecerse en ella. Son contraproducentes posturas hegemonistas que no reconocen las propuestas distintas y las diferencias.

Pero, ¿con quiénes se construye esta alianza? Este es justamente el segundo de los retos, ampliar la cobertura para incluir tanto a la izquierda social como a la izquierda política11. Lo más común es que estos dos espectros tengan una vida paralela y de desencuentros. Es indispensable establecer un puente entre ellos. Debemos superar esa falsa oposición entre movimiento social y político para avanzar en ambas vías, comprometer a más sectores del movimiento social y a sectores independientes y sin partido. Es importante una convocatoria amplia para lograr cambiar la correlación de fuerzas. Es el momento de la unidad y nadie se debe quedar por fuera.

¿Para qué la unidad?

Es pertinente pensar también una agenda de discusión de esta alianza. Los mínimos políticos para la unidad pasan por llegar a acuerdos frente a algunos puntos:

1. Agenda de país en paz. El Congreso de los Pueblos, en el marco del reciente Congreso para la Paz, propuso una Agenda de país en Paz. Esta agenda contiene propuestas sobre modelo económico, derechos de los pueblos, modelo de justicia, tierras y territorios, democracia y nuevo gobierno. Pero no es una agenda cerrada sino una agenda para la discusión, para debatir y dinamizar la propuesta de una plataforma política de un escenario de convergencia.

2. Pacto por la solución política y negociada al conflicto social y armado. Es la vía de fortalecer el movimiento social por la paz. En esta coyuntura es importante ganar y presionar, debatiendo temas claves como la participación de la sociedad civil en la paz, los puntos de la agenda e incluso la ampliación de ésta.

3. Profundización de la democracia. Requerimos una democracia real para Colombia, por tanto, cambios en las reglas electorales que busquen el pluralismo político. Construir una democracia que tenga como base la participación de las comunidades en la toma de decisiones, en la gestión y en la construcción de política pública. Un modelo sociopolítico de participación ciudadana donde se respete y se dé cabida a la diversidad de expresiones sociales, políticas, étnicas y de género.

4. Movilización y encuentro en la acción. Debemos pensar en la unidad más allá del discurso, y el papel para desarrollar las fuerzas sociales del cambio en el país, no sólo para posicionar una fuerza en el parlamento. No se trata meramente de un acuerdo electoral para pasar el umbral electoral o conseguir aval. La unidad debe tener un énfasis importante en la movilización social. Hablemos de agendas de movilización y de disputas concretas en los territorios.

Latinoamérica ha sido ejemplo de estas convergencias, con todos los debates que podamos tener con los procesos en estos países, hay cambios en ellos y esto sólo ha sido posible desde la unidad popular. La llegada al poder de José Mujica, de Evo Morales o de Rafael Correa12, fueron en gran parte debido a la posibilidad de encuentro entre izquierda social y política. La alianza en Colombia debe ir más allá de la búsqueda de cargos públicos para construir un tejido social y una capacidad fuerte de movilización social. Finalmente queda la pregunta: ¿es aún posible cambiar el modelo económico desde los gobiernos elegidos electoralmente o ya se renunció a ello?

Como joven reconozco las significativas luchas que ha dado la izquierda en nuestro país, rememoro las historias de vida que han apostado a hacer transformaciones en él y quiero ser heredera de sus apuestas. Esta generación se apresta a un nuevo escenario de unidad, que ojalá se consolide prontamente, pero valdría la pena preguntarse: ¿qué aprendimos de los experimentos anteriores? ¿Cuál es el contenido de la unidad? ¿Es posible la unidad en las regiones?  Forjar la unidad no es cosa fácil, practicarla nos ha resultado difícil porque todos hemos experimentado las continuas divisiones de las prácticas de métodos incorrectos. Algunos hemos venido caminando en esa dirección desde la Minga de Resistencia Social y Comunitaria, en el Congreso de los Pueblos y en la Ruta Social Común por la Paz, pero es momento de apurar el paso. Muchos ya estamos en vocación de unidad y esa es nuestra apuesta.

***

1http://ivan-cepeda.blogspot.com/2013/06/cepeda-invita-lideres-de-izquierda.html
2http://ivan-cepeda.blogspot.com/2013/06/piedad-cordoba-responde-carta-de-ivan.html
3http://congresodelospueblos.org/sitio/index.php/comunicados/noticias/333-declaracion-de-la-xi-comision-politica-del-congreso-de-los-pueblos
4
http://ivan-cepeda.blogspot.com/2013/06/feliciano-valencia-respalda-propuesta.html?m=1
5
http://ivan-cepeda.blogspot.com/2013/06/carta-de-respuesta-del-pcc-al.html
6http://www.eltiempo.com/politica/anlisis-de-len-valencia-sobre-la-ideologa-de-la-izquierda_12795322-4
7
http://m.lasillavacia.com/node/43896
8
http://www.polodemocratico.net/index.php?option=com_content&view=article&id=4817:la-carta-de-ivan-cepeda&catid=64:nacionales&Itemid=48
9
http://pstcolombia.org/article/carta-de-iv%C3%A1n-cepeda-la-izquierda-el-embrujo-unitario
10Camilo Torres, Porque no voy a elecciones, 1965
11Sobre esta diferenciación profundiza MAURICIO ARCHILA NEIRA en su libro Una historia inconclusa. Izquierdas políticas y sociales en Colombia. Bogotá: Cinep, 2009.
12Para profundizar  sobre el caso de Ecuador y Rafael Correa pueden ver: UNA MIRADA A ECUADOR Y CORREA: MOVIMIENTOS SOCIALES E INSTITUCIONALIDAD
http://www.palabrasalmargen.com/index.php/articulos/item/fernanda-espinosa?category_id=13