Avatar

* Palabras al Margen

Palabrasalmargen.com es un portal de opinión y análisis político donde queremos que confluya y se exprese la academia colombiana crítica y comprometida con la construcción de un país democrático, en el cual prime la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la diversidad y la búsqueda de la paz.

Dionisio Varela había oído de familiares suyos sobre la región del Sumapaz, conocida porque el Estado había concedido baldíos a cambio de bonos de deuda pública. También era atractivo para los colonos por su auge económico debido a la siembra de café que implicó la mejoría de la infraestructura vial. Dionisio Varela entonces hizo parte de un grupo de campesinos de Ráquira que migró al alto Sumapaz con su familia en 1906.

Los primeros años de vida transcurrieron en la vereda El Tunal en el alto Sumapaz y  estuvieron mediados por los conflictos entre los campesinos y el terrateniente Pardo Roche, dueño de la Hacienda Sumapaz. Dionisio Varela, quien trabajaba como peón, al verse implicado en la reclamación de tierras tuvo que huir a tierras más bajas. Así la familia Varela Aldana se trasladó a la vereda Santa Rita cercana a Cabrera en 1912 a una tierra baldía, convirtiéndose en campesino independiente. Los hijos mayores de la familia ayudaban al padre en las tareas del campo, la madre se dedicó a fabricar ollas de barro, oficio que había aprendido en Ráquira.

Juan de la Cruz ingresó al colegio a los 12 años de edad donde aprendió a leer y a escribir destacándose por su dedicación e inteligencia. Siempre se interesó por la lectura, si bien el acceso era limitado a los libros y panfletos de la iglesia, la maestra le regaló Los Miserables de Victo Hugo y otras obras de la literatura. Entre los recuerdos de Varela sobre su experiencia escolar está la de haber sido discriminado por su origen boyacense. La experiencia en la escuela le permitió a Juan de la Cruz acceder a una comprensión más profunda de la realidad y a fundamentar sus ideas.

Dionisia Aldana murió en 1916 dejando a cuatro hijos pequeños de los cuales Juan de la Cruz se encargó desde temprana edad. Su padre volvió a Ráquira en 1920 donde se casó en segundas nupcias con Manuela Buitrago. A su regreso volvieron a vivir todos juntos pero empezaron graves conflictos entre Juan de la Cruz, su padre y su madrastra hasta el punto que Juan de la Cruz Varela decidió demandar a su padre para que repartiera la herencia entre sus hermanos y él ante el riesgo de perderla. A partir de ese momento dejó la escuela se dedicó a trabajar en las tierras heredadas, hilando lana como lo hacía su madre y como jornalero para mantener a sus hermanos menores.

En 1928 cuando sus hermanos podían ver por sí mismos, Juan de la Cruz decidió aventurarse a otras tierras. En el trayecto auxilió a unos campesinos arrendatarios de las haciendas de Doa, Santa Inés y Guatinbol. En el ejercicio se hizo evidente la necesidad de personas que supieran leer y escribir para ganar los pleitos sobre baldíos. En este proceso conoció al dirigente político Erasmo Valencia quien había sido parte del Partido Socialista y que en ese momento estaba fundando el Partido Agrario Nacional y era el referente para los campesinos del Sumapaz del liderazgo de la lucha por la tierra.

Los años 20 fueron de radicalización del movimiento campesino y las bases de la lucha fueron dadas por el mismo gobierno que facilitó el acceso a los baldíos agilizando los procesos de legalización y reconociendo a las colonias agrícolas en 1928. La ley también amparó a los colonos contra los desalojos de los hacendados quienes por su parte además tuvieron que aceptar mejoras salariales ante la situación de la huida de la mano de obra hacia las ciudades y las obras de infraestructura en auge.

Esta década termina con los conflictos entre trabajadores y hacendados por la falta de claridad en los contratos de arrendamiento. Los conflictos más famosos y prolongados se dieron en las haciendas de El Chocho y Piamonte en el bajo Sumapaz por la declaratoria de baldíos dentro de las mismas haciendas ante la inexactitud de los linderos. Estas luchas fueron dirigidas por Erasmo Valencia y respaldadas desde la capital por Jorge Eliécer Gaitán.

En este contexto es que se crea la Sociedad Agrícola del Sumapaz de la que Juan de la Cruz Varela se convirtió en directivo de Cunday e Icononzo con Fausto Cruz y apoyados por Gaitán. Varela se había casado en 1932 con Evadilda Acosta para que lo apoyara en las labores domésticas mientras el cultivaba y lideraba el movimiento. Con ella tuvo a Teodosio en 1932 y luego a Julio César quien murió al nacer, Jorge y Vicente.

Durante el llamado reformismo liberal en el marco de la política de la Revolución en Marcha del Alfonso López y de la ley 200 de 1936, Juan de la Cruz Varela continúa como dirigente de diferentes secciones de la colonia de Sumapaz abogando por los campesinos ante políticos y hacendados. Varela logró mantener la colonia de diferentes crisis internas, defendiendo los estatutos e invitó a los colonos que habían dejado sus tierras solas por el activismo político a retornar a ellas y así ganar más legitimidad en la organización.

Al fundarse la UNIR (Unión Nacional Izquierdista Revolucionaria) en 1933 la mayoría de los colonos se afiliaron, aunque la región continuó siendo de mayoría liberal y con una representación conservadora alta sobre todo en Arbeláez.  Varela se afilia al PAN y logra la curul de concejal de Icononzo por este partido donde es reiterado el apoyo de los campesinos quienes reconocen su sagacidad y conocimiento de las leyes. La región vive un momento de divisiones entre uniristas y liberales e incluso en el primer evento público de la UNIR en Fusagasugá resultan cuatro partidarios muertos. Sin embargo en otros municipios el PAN, el liberalismo y el unimismo se alían.

Varela toma la presidencia del PAN dirigiendo 37 frentes de los cuales solo sobrevivieron dos, el oriente del Tolima y el Sumapaz, a la violencia política que se agudizó a finales de los 30. No hay claridad de la fortaleza del PAN más allá del Sumapaz, aunque contaba con dirigentes en cuatro departamentos.

En 1939 Varela se casa con Rosa Mora en Icononzo y nacen Juan de Dios, Laura María y Teodosio. La familia Varela Mora tuvo un buen nivel de vida en Icononzo pues la tierra era más fértil. Todos los hijos de ese matrimonio estudiaron y Varela les construyó una casa en la vereda Balconcitos.

Los años 40 empiezan con la candidatura de Gaitán a la presidencia, los campesinos de Sumapaz creían en él independientemente de que hubiera vuelto al liberalismo. Gaitán perdió la presidencia, pero ganó las elecciones locales en el oriente del Tolima y el occidente de Cundinamarca. Gaitán llama a la convención constituyente del liberalismo y se conforman comités municipales en los que participa Varela en Icononzo aunque no es elegido director de ninguno.

Juan de la Cruz Varela es propuesto por el gaitanismo para las listas departamentales del Tolima quedando como diputado por dos periodos consecutivos (1945 a 1947 y 1947 a 1949). Simultáneamente Varela es concejal de Pandi e Icononzo durante ese periodo.  Varela era reconocido por su honradez, llegó a ser el jefe del gaitanismo en el Tolima donde criticaba las conductas clientelistas y poco democráticas y se defendía de la discriminación que existía hacia el por su origen campesino. En las esferas de la alta sociedad ibaguereña “decían que era una vergüenza que hubiera llegado a la asamblea un montañero alpargatón” (Londoño, Página 388). Juan de la Cruz se defendía de esos ataques reconociendo su origen colono y recordando que justamente estaba allí para defender los intereses de sus semejantes.

Siendo diputado Varela trabajó de la mano de los liberales cuando lo consideró pertinente, y en su segundo período fue más cercano a los gaitanistas entre sus proyectos de ley. Los proyectos que propuso se refieren a la propiedad de la tierra y la expansión de la educación pública. Suscribió proyectos de ordenanza incluso con un dirigente comunista en su primer periodo. En su segundo periodo propone un auxilio para la celebración de la fiesta del trabajo, el mantenimiento de caminos y un proyecto de escuelas ambulantes campesinas.

El 9 de abril de 1948 en Sumapaz hubo levantamientos especialmente en los municipios de Fusagasugá, Pasca, Andalucía y Villarica. En Icononzo no hubo tantas protestas; a Varela lo detuvieron unas horas por no respetar el toque de queda. En 1949 Carlos Lleras hace un llamado a la paz en una marcha en Bogotá, se empiezan a hacer públicas las agresiones en las regiones entre liberales y conservadores. En el Sumapaz se congregan manifestaciones gaitanistas. En 1950 empieza la violencia política en Sumapaz con asesinatos, desapariciones. Ese año Varela es víctima de un atentado del que sale ileso. Varela decide esconderse en el monte y abandonar la vida pública uniéndose a las nacientes autodefensas campesinas que se formaron en Icononzo, Villarica y el alto Sumapaz. Con Varela escondido su familia es víctima de torturas para que aclaren su paradero.

Con el llamado a la paz de Rojas Pinilla en 1953, Varela y sus hombres se entregan el 17 de julio de 1954. Varela vuelve a la vida pública e ingresa al Partido Comunista para continuar con el movimiento agrario. Se empiezan a formar nuevos líderes campesinos comunistas en la región. Juan de la Cruz no regresa con su familia, quienes habían huido a Cota Cundinamarca, sino que se va a vivir con Juana Molina en el Alto Sumapaz. Con Juana Molina tuvo dos hijas, Cordelia y Dora.

Varela continuó con su liderazgo político, ahora desde la militancia comunista, en el alto Sumapaz. El gobierno de Rojas Pinilla lo visitó con la excusa de tener voluntad de proteger a los colonos y apoyar un nuevo programa de tierras. Instalaron una pista de aterrizaje y una base en la zona. Realmente estaban interesados en controlar el territorio y aislar a Juan de la Cruz del resto de la región.

En noviembre de 1944 ilegalizan al partido comunista y allanan la región del Sumapaz. En marzo de 1955 empiezan las operaciones militares y el toque de queda. Se reorganizan las autodefensas campesinas de Villarica. Se reúne el congreso del Partido Comunista en el que deciden crear nuevas zonas de colonización en el Meta con las familias que habían huido de Icononzo, entre otras. Varela se queda en Sumapaz y organiza algunos focos de resistencia. En 1956 se calma la confrontación y las familias de Icononzo y Villarica que se habían desplazado son invitadas por el ejército a volver.

Con la caída de Rojas y el llamado del liberalismo regional a reorganizarse para oponerse al Frente Nacional, Juan de la Cruz Varela, quien ya estaba siendo un líder visible del comunismo en la región, se une de nuevo al Partido Liberal en el Sumapaz al igual que varios de sus compañeros que habían sido gaitanistas y comunistas.

En las elecciones de 1958 Varela queda de diputado en la Asamblea de Cundinamarca y es vicepresidente de la Comisión de asuntos sociales de dicha Asamblea. En las reuniones se hacen evidentes las fricciones políticas anteriores, por ejemplo sabotean la propuesta de Varela de invertir en la rehabilitación del Sumapaz acusándolo de haber sido líder comunista y de haber cometido crímenes.

Varela es invitado a la reunión del 13 de febrero de 1960 en el que se organiza el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL) a la cabeza de Alfonso López Michelsen. Al otro día de la reunión vuelven a atentar contra la vida de Varela quien sale ileso pero su hijo Juan de Dios resulta herido en una pierna. Juan de la Cruz viaja a Cuba como delegado del MRL a un encuentro de solidaridad latinoamericana. En 1962 vuelve a ser herido de bala en un atentado. Mientras tanto en el Sumapaz se genera una campaña anticomunista por cuenta de los adversarios de Varela y respaldada por diarios de circulación nacional como El Tiempo. En 1967 asesinan a Dionisio Varela, su hermano.

En 1966, luego de la disolución del MRL Varela entra como asesor del INCORA  para Sumapaz, a defender la política de Lleras y su reforma agraria. Vuelve a la Asamblea de Cundinamarca con esta bandera.

Varela se retira a su parcela en el alto Sumapaz donde los últimos años de su vida transcurren entre visitas de líderes campesinos, admiradores y amigos. Hoy en día es recordado como uno de los líderes campesinos más relevantes de la historia del país.

Obra:
De Juan de la Cruz Varela no quedó obra publicada, se conoce por su hija la existencia del sigueitne texto:
Algunos antecedentes de las luchas agrarias y campesinas en Colombia. (1978). Mecanografiado.

Bibliografía:
Londoño, Rocío(2011) Juan De la Cruz Varela: sociedad y política en la región del Sumapaz (1902-1984). Bogotá. Universidad Nacional de Colombia.