* Palabras al Margen

Palabrasalmargen.com es un portal de opinión y análisis político donde queremos que confluya y se exprese la academia colombiana crítica y comprometida con la construcción de un país democrático, en el cual prime la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la diversidad y la búsqueda de la paz.

Ese letargo no era accidental. Era la época de las detenciones masivas donde se capturaba en unos minutos a decenas de personas inocentes. Los tiempos en que el director del departamento de inteligencia era un hombre cercano al comandante paramilitar Jorge 40 y uno de los “buenos muchachos” protegidos por Álvaro Uribe. Los tiempos en que el subdirector del DAS afirmaba que en Colombia no era un delito matar comunistas. Tiempos aciagos. En una madrugada de agosto el Ejército asesinó a tres líderes sociales araucanos (Alirio Martínez, Leonel Goyeneche y Jorge Prieto) y esa misma tarde el vicepresidente Francisco Santos afirmó sin rubor que eran peligrosos delincuentes dados de baja por la fuerza pública. También eran los tiempos de la negociación del TLC con Estados Unidos, de las leyes que rebajaban los salarios, de la privatización de Telecom e Inravisión. El movimiento social estaba debilitado por el horror impulsado por el gobierno de la época.

Cuando caminó la Minga el movimiento social empezó a salir de su letargo, pero ese camino no fue sencillo. En los años siguientes el movimiento indígena fortaleció su capacidad de movilización y junto con algunos sectores del campesinado, en especial en el suroccidente del país, logró poner contra la pared al gobierno en sucesivos eventos de protesta popular. La María-Piendamó se convirtió en el lugar mítico de encuentro para conspirar por un país más igualitario e incluyente. Esa alianza entre indígenas, campesinos y otros sectores dio lugar a la Minga Social y Comunitaria que luego impulsaría el nacimiento del Congreso de los Pueblos. Fue la movilización indígena la que logró jalar al movimiento social en tiempos de crisis, no fue casualidad que Juan Carlos Houghton, acompañante firme de esos pueblos, afirmara que lo indígena “le ofrece al conjunto del movimiento popular un esqueleto sobre el cual se articulen otras formas de movilización más débiles”1. Parecía que el “sujeto privilegiado” de la transformación no era la moderna clase trabajadora, sino los primeros habitantes de estas tierras.

En efecto, hoy corren otros tiempos, algunos asuntos han cambiado y otros siguen iguales. Siguen asesinando a los líderes sociales y se siguen negociando acuerdos de libre comercio. Las detenciones masivas continúan aunque sean esporádicas2, e importantes funcionarios siguen vinculados con el paramilitarismo (hace unos días fue detenido el Gobernador de la Guajira). La diferencia crucial radica en que el movimiento social ha despertado: el movimiento campesino se ha renovado, los estudiantes detuvieron una lesiva reforma a la educación superior y las huelgas de la Drummond y la refinería de Cartagena señalan que el movimiento sindical retoma su vigencia. Alguna vez Walter Benjamin escribió que la bella durmiente no sería despertada por el príncipe sino por el cocinero del palacio:

Quisiera contar, por segunda vez, el cuento de la Bella Durmiente.
Ella dormía en su seto de zarzas. Y luego, al cabo de equis años, se despierta.
Pero no la despierta el beso de un príncipe feliz.
La ha despertado el cocinero, al darle al pinche la sonora bofetada que retumbó por todo el palacio con toda la fuerza acumulada durante tantos años3
.

Los indígenas han sido nuestros cocineros que con la fuerza acumulada por milenios han despertado al bello movimiento popular que dormía por el horror de los embrujadores autoritarios. Sin los esfuerzos indígenas nuestra pesadilla sería aún más aterradora. Hoy la bella durmiente parece despertar, pero los embrujadores quieren que vuelva a su lecho.

Vuelve octubre, vuelve a caminar el cocinero, vuelve a resonar la bofetada. El presidente de la ONIC afirma que son 100 mil las personas movilizadas4. Esta vez fueron los campesinos quienes despertaron a un sector de la dirigencia de la ONIC que a inicios del actual gobierno se sentó con Santos para entablar diálogo, pero por fortuna el movimiento indígena se ha vuelto a encontrar para caminar y retomar sus exigencias históricas:

1. Proteger el territorio ancestral de las grandes inversiones y las leyes del despojo
2. Luchar por la titulación de resguardos, buscando el reconocimiento de al menos 1 millón y medio de hectáreas faltantes y la reafirmación de los resguardos de origen colonial
3. Protección de pueblos en riesgo de extinción
4. Consulta y consentimiento previo, libre e informado frente a la explotación de recursos naturales en sus territorios
5. Exclusión de la gran minería de territorios colectivos y zonas ecológicas estratégicas
6. Anulación de los TLC
7. Protección de semillas nativas
8. Implementación de Planes de Salvaguarda de pueblos en riesgo por conflicto armado
9. Respeto a control territorial propio: desmilitarización, retiro de militares de zonas civiles y sagradas
10. Incorporación de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de Naciones Unidas al Derecho interno5

El gobierno de Juan Manuel Santos, a quien algunos ven como un “traidor a su clase”, como un “gran reformador” o como un “hombre de paz”, ha reprimido la protesta con su insigne brutalidad. En la vía Cali-Buenaventura fueron heridos al menos 25 indígenas; en la vía Cali-Popayán se denunció que los integrantes del ESMAD dispararon con armas de fuego e ingresaron a las viviendas de la población; en el Huila fueron retenidos mil indígenas que viajaban en buses y chivas; en Cesar fue asesinado un indígena Yukpa y amenazada una líder kankuama6. En La María, donde están reunidas las autoridades indígenas, avanza un ataque con tropas que desembarcaron en helicóptero.

El país que se solidarizó con el movimiento campesino y se puso por la ruana por el agro, ahora ve el retorno de los bastones de mando en defensa del territorio. Desde ya se augura que algunos sectores campesinos y afros se unirán a la movilización. El Congreso de los Pueblos declaró su apoyo a la minga y ya se programaron varias movilizaciones. La protesta indígena también coincide con las expresiones de la MANE, pues los universitarios han manifestado su descontento frente a la nefasta gestión de la ministra de educación.

Vuelven los bastones de mando a defender el territorio y la identidad de los pueblos. La bofetada indígena resuena por el país, pero parece que no acabamos de despertar de la pesadilla

¿Lo lograremos?

***

1http://www.rebelion.org/noticia.php?id=77843
2http://www.colectivodeabogados.org/Defensores-de-derechos-humanos,4696
3Este párrafo hace alusión a El Origen del Drama Barroco Alemán, la tesis de habilitación rechazada por un jurado integrado, entre otros, por Hans Cornelius y Max Horkheimer. El párrafo completo dice:

Quisiera contar, por segunda vez, el cuento de la Bella Durmiente.
Ella dormía en su seto de zarzas. Y luego, al cabo de equis años, se despierta.
Pero no la despierta el beso de un príncipe feliz.
La ha despertado el cocinero, al darle al pinche la sonora bofetada que retumbó por el todo el palacio con toda la fuerza acumulada durante tantos años.
Una hermosa criatura duerme tras el seto espinoso de las páginas siguientes.
Que no se le acerque ningún príncipe azul pertrechado con las deslumbrantes armas de la ciencia. Pues, al darle el beso, le ha de clavar los dientes.
Es, antes bien, el autor quien, como jefe de cocina, se ha reservado para sí el derecho a despertarla. Ya va siendo hora de que la bofetada resuene por las estancias de la ciencia.
Entonces despertará también esta pobre verdad que se pinchó con la anticuada rueca cuando se disponía, indebidamente, a tejerse en el desván de un talar profesoral
.

4http://www.actualidadetnica.com.co/sitioNuevo/actualidad/actualidad-col-01/politica/8856-100-mil-indigenas-en-minga-por-la-vida-el-territorio-la-autonomia-y-la-soberania
5Agradezco a Juan Carlos Houghton por su ayuda en este aparte.
6http://cms.onic.org.co/2013/10/minga-social-indigena-y-popular-entrega-balance-humanitario/