Avatar

* Palabras al Margen

Palabrasalmargen.com es un portal de opinión y análisis político donde queremos que confluya y se exprese la academia colombiana crítica y comprometida con la construcción de un país democrático, en el cual prime la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la diversidad y la búsqueda de la paz.

Uribe llega al senado aunque durante su gobierno se alcanzaron las cifras más altas de desplazamiento forzado, se aprobaron los tratados de libre comercio que están desangrando nuestro campo, se realizó una persecución a los defensores de derechos Humanos, se pusieron en marcha las llamadas “chuzadas” del DAS, hubo violaciones masivas al DIH y se llevó a cabo una persecución política a la oposición, siendo responsable de la muerte de más 3.000 jóvenes en los falsos positivos, con comprobados vínculos con grupos paramilitares.

Uribe logra más de 2 millones de votos y pone 19 senadores del Puro Centro como José Obdulio Gaviria, Alfredo Ramos (vinculado con paramilitares), Tania Vega (esposa del coronel Plazas Vega. Deberíamos preguntarle a las víctimas del Palacio de Justicia qué opinan) y Paloma Valencia (nieta del expresidente). A la Cámara pone a María Fernanda Cabal (esposa de Lafaurie, presidente de FEDEGAN) y varios más relacionados con parapolítica. El Centro Democrático con la segunda votación es uno de los grandes ganadores de la jornada.

Si sumamos las curules del Partido de la U, de Cambio Radical y del Partido Liberal tenemos un total de 47 curules que no alcanza a ser mayoría absoluta en el Senado. Los resultados de la contienda electoral dejan un mapa político en el que el autoritarismo, el conservadurismo y la derecha tradicional (liberal – conservadora) prevalecen en el país, lo que evidencia que se han fortalecido.

Otros de los ganadores son el abstencionismo y el voto en blanco. El panorama electoral contó con una abstención muy alta (del orden del 67%). Queda pendiente preguntarnos si esta cantidad de votos en blanco, nulos y de abstencionistas son opciones políticas consientes y activas o posturas de total rechazo y desconocimiento al sistema democrático que tenemos en el país.

Amargamente, la izquierda no logra crecer, pues obtuvo apenas el 4.5% del total de los votos válidos. Sin embargo, algunas opciones alternativas muy interesantes llegan al Congreso como un campesino en el Senado: Alberto Castilla, los defensores de Derechos Humanos: Iván Cepeda y Alirio Uribe, y Robledo con una altísima votación. Y mujeres muy interesantes que esperamos hagan contrapeso como Claudia López, Ángela María Robledo y Angélica Lozano. También llega al Senado por circunscripción especial indígena Jesús Chávez. Con varios candidatos, el movimiento social no reduce su ejercicio político a las urnas sino que busca articular y amarrar la movilización de masas con el ejercicio de la construcción de la legislación en el país.

Desafortunadamente, la dificultad de la unidad nos lleva a escenarios en los cuales las maquinarias electorales se aprovechan de derechos luchados y ganados por el movimiento popular como son las circunscripciones especiales.

Los indígenas y los afrocolombianos presentaron a estas elecciones grandes listas de candidatos por una amplia diversidad de partidos. Al senado indígena se presentaron 14 partidos, cada uno con tres candidatos en promedio, y a la cámara, por circunscripción especial afro, se presentaron más de 80 candidatos, siendo elegidos dos que no son afrodescendiente ni tienen verdadera relación con el movimiento afro: Moisés Orozco Vicuña y María de Socorro Bustamante, señalada por su cercanía con la ‘Gata’.

Pero el cuartico de vaso lleno lo vemos con la llegada de un campesino del Catatumbo, Alberto Castilla, quien llevará los mandatos populares al Senado. Será la voz del movimiento campesino, representará a la movilización y a la organización social. Es un dirigente agrario que en el Congreso representará, además, a la comunidad afrodescendiente e indígena, a las mujeres, a la diversidad sexual, en fin, representará a los grupos poblacionales discriminados y excluidos de este país. Adelantó una campaña de iniciativa popular sin maquinarias electorales y sin grandes recursos, mostrando que es posible para el movimiento popular disputar la institucionalidad. A portas de la Cumbre agraria campesina, étnica y popular, vamos construyendo alternativas y propuestas para la defensa del territorio y la paz, preparándonos para la movilización popular y el paro del 2014.

También debemos resaltar la llegada al congreso de una mujer defensora de la igualdad y los derechos LGBTI: Angélica Lozano, activista de este movimiento. Por supuesto la llegada de la analista política Claudia López, con una propuesta holística, una histórica opositora de Uribe y denunciante de la parapolítica debería ser contrapeso en este congreso. Igual que Ángela María Robledo que ya ha demostrado en su periodo anterior a la cámara posturas en favor de la paz, la defensa de los derechos de la mujer y algo de respaldo a las demandas del movimiento popular.

La presencia de Iván Cepeda y Alirio Uribe, con una muy buena votación lograda en gran parte desde el voto de opinión y por su trayectoria en el movimiento de derechos humanos y en el de defensa de las víctimas, también es significativa. Iván Cepeda ha hecho un excelente trabajo como representante a la cámara, esperamos que en este nuevo periodo en el Senado siga haciéndolo de forma articulada con la movilización social y las regiones. Impresionante también la votación arrasadora de Robledo, su papel de control político y de oposición a los TLC y a la locomotora minero energética son fundamentales para el país.

Debemos celebrar también la llegada al senado de Jesús Chávez, exconsejero mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) con un fuerte respaldo del movimiento indígena del Cauca, será su tarea responderle a la fuerza de la movilización indígena de este departamento.

Esperamos que estos pocos sean muy ruidosos. No la tienen fácil, deberán cerrar filas en temas claves y especialmente defender la paz que tanto necesita este país. A pesar del panorama tan desolador, yo prefiero ver hoy el cuartico de vaso medio lleno. Ya tenemos suficiente con toda la trágica historia del país. Tenemos como tarea combinar eficazmente el trabajo parlamentario, la organización popular y la movilización para hacer retroceder la ofensiva oficial. Desde ya sabemos que este año será un año de gran movilización social.