* Palabras al Margen

Palabrasalmargen.com es un portal de opinión y análisis político donde queremos que confluya y se exprese la academia colombiana crítica y comprometida con la construcción de un país democrático, en el cual prime la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la diversidad y la búsqueda de la paz.

Tensiones en Colombia

Las tensiones presentes a lo largo de los diálogos son de diversa naturaleza. Para esta ocasión, respondieron al privilegio dado por algunos actores a la salida militar negociada y a la preocupación por las garantías de implementación de los acuerdos. Lo anterior se cristalizó tras una exhaustiva investigación periodística de la Revista Semana, que develó la existencia de una fachada en la que integrantes del Ejército realizaban interceptaciones ilegales a los negociadores de La Habana, conocidas como «las chuzadas de Andrómeda». Este hallazgo solo parece ser la confirmación de un secreto a voces, que no es nuevo en la historia de los procesos de paz: la fragmentación de las fuerzas militares entre quienes públicamente respaldan las decisiones del Ejecutivo para alcanzar la paz y otros que ejecutan acciones para perjudicar dicho fin.

42 teopoco1

Las revelaciones de Semana permitieron conocer que un sector del Ejército y de la oposición política que no están de acuerdo con el proceso de paz, deseaban obtener información de primera fuente para desestabilizarlo y difamarlo. La actuación de esta fracción militar va de la mano con preocupaciones que han sido manifestadas tanto por miembros retirados de las Fuerzas Armadas1 como por quienes privilegian la victoria militar frente a las guerrillas2. Inquietudes relacionadas con la continuidad del elevado presupuesto que se destina a la seguridad y defensa, las funciones que tendría a cargo un Ejército con tan alto número de personal activo y la posibilidad de que se limite el poder territorial que éste ejerce en las actuales zonas de conflicto; y en general, todo lo relativo al funcionamiento del Ejército en un posible posconflicto, escenario que obligaría a la transformación de la doctrina, la operatividad y la estructura del estamento castrense.

Por las denuncias de Semana, casi de manera inmediata se produjo una lluvia de opiniones. Una de las más importantes fue la del presidente Santos, quien dijo: «fuerzas oscuras están tratando de sabotear el proceso de paz, necesitamos saber si tienen contactos internos (en las Fuerzas Armadas)»3. Una semana después, las fuerzas oscuras pasaron a ser claras y legales por la rectificación del jefe de Estado, quien afirmó que la fachada de Andrómeda sí contaba con autorización legal. Este cambio en el discurso pudo ser motivado por el descontento que originó en el Ejército el primer pronunciamiento del alto mandatario. Por su parte, el equipo negociador de las FARC-EP —directo afectado por la chuzadas— declaró: «No podemos compartir que las fachadas de inteligencia sean totalmente lícitas, que sus operaciones sean ajustadas a la ley (de inteligencia), y que no tengan nada de irregular»; denunciando que tras todos estos movimientos se esconden quienes quieren hacer «volar en mil pedazos el proceso»4.

Como réplica a estos pronunciamientos y resaltando la cohesión que existe entre las Fuerzas Armadas, y la obediencia a la línea de mando que lidera el presidente Santos, el general Juan Pablo Rodríguez, comandante del Ejército, no dudó en expresar que esta institución no sería «un obstáculo para la paz»5, insinuando que la fachada sería un caso de «manzanas podridas» y no un comportamiento generalizado de división dentro de la cúpula militar. Esta teoría de casos aislados que deseaban boicotear las negociaciones fue el motivo que empleó el primer mandatario para remover sectores del mando del Ejército que filtraban información a la oposición y entorpecían las conversaciones. Así lo registró el director de Indepaz, Camilo González Posso: «Con esta crisis el presidente espera tener una cúpula más afín a la estrategia hacia la paz y salir de elementos dentro de las Fuerzas Militares que podrían estar haciendo un malestar hacia las negociaciones, al igual que, obviamente, realizar un saneamiento a las irregularidades denunciadas»6.

En definitiva, las interceptaciones cuestionaron la voluntad de paz del Ejército, pues aunque fueron reveladas en febrero venían siendo realizadas desde meses anteriores. Por lo que al sumar las preocupaciones arriba mencionadas, podemos afirmar que ésta ha sido una tensión constante dentro del desarrollo de las negociaciones.

Para la misma época y desde otros sectores políticos, fueron cuestionadas las garantías reales de implementación de lo acordado en la mesa, en particular en lo relativo al punto de participación política. Malestar suscitado por la decisión de la Procuraduría de destituir e inhabilitar a Gustavo Petro, quien se desempeñaba como Alcalde Mayor de la capital del país. Aunque la coyuntura fue colateral al proceso, motivó análisis políticos donde se controvirtió la determinación del Procurador y se vaticinaron las repercusiones que ésta tendría en las negociaciones de La Habana. En este sentido, Cristian Valencia, columnista de El Tiempo, le pidió al Procurador «comenzar a sembrar la paz desde los discursos institucionales»7. Por su parte, la guerrilla del ELN también decidió emitir un comunicado relativo al caso Petro: «Si el Gobierno le pasa cuentas de cobro a sus contradictores políticos disfrazándolas de violaciones a la ley, ¿qué puede esperarse del cumplimiento de acuerdos con la insurgencia o el cumplimiento de lo que ese Gobierno acuerde con las organizaciones sociales y populares?»8.

Las suspicacias y reacciones se centraron en si esta acción de derecho camuflaba una carga política y ajusticiadora frente a los que alguna vez emplearon las armas en la ilegalidad, por lo que muchos fueron los cuestionamientos: ¿Hay garantías reales para la oposición? ¿Las instituciones colombianas están preparadas para el posconflicto? ¿Realmente se olvidan los delitos políticos? Respondiendo un poco a estas preguntas encontramos a los columnistas y analistas políticos del país9, entre quienes resaltamos a Aldo Cívico de El Espectador, quien afirmó: «Hoy la crisis democrática en Colombia aparece en toda su gravedad (…) por la posibilidad concreta de un proceso de paz exitoso, se está manifestando una sociedad civil cada vez más exigente y más consciente (…) La gente que ha seguido llenando la Plaza de Bolívar señala esta realidad, más allá de un mero apoyo al alcalde mayor de Bogotá»10.

En consecuencia, a partir de este hecho, a la tensión existente frente a legitimidad de la negociación se sumó un ánimo escéptico por la capacidad que las instituciones colombianas tendrían para cumplir con lo pactado en favor de la construcción de paz.

Avances en la mesa de negociación de La Habana

Se ha dicho que el proceso de paz de La Habana está atravesado por una serie de tensiones que cuestionan su legitimidad y pertinencia. No es menos cierto, sin embargo, que el ritmo de conversaciones entre los equipos negociadores es otro. Si bien en Colombia la opinión pública y diferentes actores los critican y deslegitiman, en Cuba los diálogos se dan en forma ininterrumpida. Muestra de ello fueron, en los meses de enero y febrero, las manifestaciones de voluntad de las FARC y los avances en la discusión de los puntos de la agenda.

Aunque reiteradamente algunos actores han cuestionado el compromiso de la guerrilla con la negociación, ésta ha dado muestras de lo contrario. En estos meses lo anterior se reflejó en el comunicado en el que la guerrilla reconoció los atentados de Pradera (Valle) y Anorí (Antioquia), y aseguró que implementaría correctivos disciplinarios a los responsables. Esta declaración representó un punto de inflexión en su actuar, ya que parece generar una compresión por parte de la agrupación guerrillera de la molestia que generan sus atentados en la mayoría de la población.

La voluntad de paz de las FARC también se hizo evidente con la incorporación de alias Jairo Martínez, alias Fabio Rondón y alias Fabián Ramírez11 a su equipo negociador; este último el más importante, ya que representa la participación del Bloque Sur en la mesa, cuya ausencia había sido polemizada en repetidas ocasiones. Para Iván Márquez, jefe de los negociadores de la guerrilla, este hecho expresaba «el compromiso de las Farc por buscarle una salida política al conflicto 12», y según Marisol Gómez, periodista de El Tiempo « (…) esto debería creerse si se tiene en cuenta que con ‘Ramírez’ quedan representados en La Habana el Bloque con mayor actividad en el narcotráfico y uno de los que mayor daño puede causar en términos militares. No solo por ser el segundo en número de hombres después del Bloque Oriental, sino por tener entre sus ‘activos’ “subordinados” a la ‘Teófilo’»13. En pocas palabras, la presencia de Ramírez podía ser traducida como una prueba de la intención y cohesión de la agrupación guerrillera para alcanzar una salida política al conflicto.

Por su parte, los avances en la discusión de la agenda se dieron por cuenta del anuncio de los equipos negociadores sobre los primeros borradores del cuarto punto, la solución al problema de drogas ilícitas. En esta materia se alcanzaron acuerdos en el primer subtema referido a los programas de sustitución de cultivos de uso ilícito, quedando en espera las discusiones sobre la prevención del consumo y salud pública, y la solución al fenómeno de producción y comercialización de narcóticos14. En concreto, el comunicado conjunto de la mesa enfatiza que la sustitución «debe enmarcarse en una reforma rural integral»15 que cimente planes de desarrollo diseñados bajo las particularidades de cada región y donde se acojan como zonas de reserva campesina aquellas tierras que se destinaron para los cultivos ilícitos.

Este pronto de acercamiento de las partes parece estar relacionado con las posiciones próximas y poco debatibles frente a las estrategias que se deben emplear para sustituir los cultivos de uso ilícito. Sin reparo de lo anterior, cabe resaltar que para la agrupación guerrillera es necesario redireccionar el enfoque criminal y estigmatizador hacia quienes cultivan, por uno basado en DD.HH. Las FARC-EP también difieren de la actual militarización y apoyan el fortalecimiento de la presencia estatal en las zonas que se emplean para dichos cultivos16.

Estos y los anteriores avances del proceso han sido respaldados por la comunidad internacional, apoyo que en este lapso de tiempo fue ostentado por los Estados integrantes de la CELAC en la cumbre celebrada este año en Cuba, que denominó a Latinoamérica «territorio de paz». La popularidad que poseen los diálogos en la esfera internacional ha sido un logro de los esfuerzos diplomáticos del primer mandatario de Colombia, aunque también responde a las dinámicas de integración suramericana de los últimos años.

A modo de conclusión queremos señalar que si bien el proceso se ha desarrollado en dos velocidades, éstas no son absolutamente independientes, por el contrario, en algunas ocasiones se cruzan y afectan mutuamente. En este sentido, las tensiones que se presentan en Colombia con el objetivo de deslegitimar las conversaciones, presionan a las partes negociadoras para anunciar acuerdos y avances que contrarresten el escepticismo. Aunque por supuesto, éstas no responden sólo a esta necesidad sino a la dinámica propia de la mesa. Por esta misma razón, los avances que se dan en La Habana son usados por quienes apoyan los diálogos para desacelerar la primera velocidad analizada. Es de suponer entonces, que si aumentan las críticas y la desconfianza, el nuevo intento por lograr la paz podría fracasar; pero si por el contrario el ritmo en Cuba se acelera y fortalece, es muy probable que se alcance un acuerdo de finalización del conflicto. No obstante, esto no debe llevar a pensar que la construcción de la paz estará libre de las tensiones que amenazan el proceso y de quienes las alientan.

**

1«En todos estos procesos siempre ha terminado en un total fracaso, así pues que cuando no hay plena garantía ni confianza con quien se negocia, los resultados no son claros. Esa es la gran preocupación, negociar con gente que no genera credibilidad es bastante complicado y difícil» afirma Jaime Ruiz Barrera, presidente de la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares (ACORE). http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/U/un_ano_decisivo_para_la_paz/un_ano_decisivo_para_la_paz.asp
2« (…) la paz es un anhelo que está permanentemente en el corazón de cada uno de nuestros soldados, porque son ellos los que sufren las heridas y cicatrices de la guerra. Pero nosotros reclamamos una paz digna y basada en una victoria militar. » declara en una entrevista el General Jaime Alfonso Lasprilla Villamizar, comandante del Ejército. http://www.semana.com/nacion/articulo/general-lasprilla-anhelamos-la-paz-pero-digna-basada-en-una-victoria-militar/378533-3
3Colprensa. Altos mandos militares de la “generación del 70” podrían estar detrás de las ‘chuzadas’. La República: http://www.larepublica.co/economia/altos-mandos-militares-de-la-generaci%C3%B3n-del-70-podr%C3%ADan-estar-detr%C3%A1s-de-las-chuzadas_108636 (05/09/2014)
4EFE, Las Farc critican “voltereta” e incoherencia de Santos en caso de ‘chuzadas’. El País: http://www.elpais.com.co/elpais/colombia/noticias/farc-critican-voltereta-e-incoherencia-santos-caso-chuzadas (20/09/2014)
5EFE, Comandante del Ejército garantizó investigación sobre chuzadas a negociadores. Vanguardia Liberal;
http://www.vanguardia.com/actualidad/colombia/245342-comandante-del-ejercito-garantizo-investigacion-sobre-chuzadas-a-negociad (05/09/2014)
6Camilo González Posso. ¿Remoción de la cúpula militar una ‘jugada’ política de Santos? La república:
http://www.larepublica.co/asuntos-legales/%C2%BFremoci%C3%B3n-de-la-c%C3%BApula-militar-una-jugada-pol%C3%ADtica-de-santos_114206 (05/09/2014)
7Cristian Valencia, No persigan las ideas, por favor. El Tiempo http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-13293095 (04/09/2014)
8Redacción Política, ‘Caso Petro deja en suspenso el futuro de la paz’: ELN. El Espectador: http://www.elespectador.com/noticias/judicial/caso-petro-deja-suspenso-el-futuro-de-paz-eln-articulo-468584 (04/09/2014)
9http://www.elespectador.com/opinion/instituciones-o-caos-columna-468601
10Aldo Cívico, La grave crisis de la democracia colombiana. El Espectador: http://www.elespectador.com/opinion/grave-crisis-de-democracia-colombiana-columna-468599 (21/09/2014)

11Cuyos verdaderos nombres son: Pedro Nel Daza Martínez, Fidel Rondón y José Benito Cabrera.
12MARISOL GÓMEZ GIRALDO. Editorial: Llegada de Ramírez a Cuba debería dar tranquilidad sobre la ‘Teófilo’. El Tiempo: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-13573695 (05/09/2014)
13“Ibíd”
14Las Delegaciones del Gobierno y las FARC-EP. Comunicado Conjunto # 36. Precidencia de la República. http://wsp.presidencia.gov.co/Prensa/2014/Mayo/Paginas/20140516_01-propaz-Comunicado-Conjunto-36.aspx (05/09/2014)
15EFE. Gobierno y Farc comienzan a construir acuerdos sobre problema de las drogas. El Heraldo: http://www.elheraldo.co/nacional/gobierno-y-farc-comienzan-construir-acuerdos-sobre-problema-de-las-drogas-142826 (05/0972014)
16“Ibíd”