* Palabras al Margen

Palabrasalmargen.com es un portal de opinión y análisis político donde queremos que confluya y se exprese la academia colombiana crítica y comprometida con la construcción de un país democrático, en el cual prime la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la diversidad y la búsqueda de la paz.

Esto se corrobora en el concepto del Consejo Territorial de Planeación Distrital (CTPD), integrado por 100 consejeros de 22 sectores de la sociedad civil, que rechazó 200 propuestas de la Alcaldía1. Tal vez la propuesta más polémica fue la de urbanizar parte de la Reserva van der Hammen que ha dado lugar a diversos debates alrededor de los intereses de la administración sobre la construcción inmobiliaria2.

Para nadie es un secreto que los constructores fueron precisamente quienes más aportaron en la financiación de los candidatos a la Alcaldía de Bogotá, especialmente de Peñalosa3. Sin embargo, a pesar de los distintos análisis sobre lo que quedó planteado, tanto en el Anteproyecto del Plan Distrital de Desarrollo como en el Proyecto presentado el pasado 29 de abril, no se ha profundizado en las propuestas del Alcalde en los cerros orientales.

Lo anterior es preocupante en la medida en que las propuestas del Alcalde expresadas en los dos documentos presentados van en contravía del Fallo del Consejo de Estado (2013), que dio órdenes al Distrito, la Nación y la CAR para regularizar los derechos adquiridos de los pobladores urbanos y rurales de los cerros, limitar la expansión urbana, iniciar una serie de acciones para hacer pactos de borde e invertir socialmente en los barrios ubicados dentro de la franja de adecuación4.

Es por ello que el objetivo del presente artículo es analizar cuáles son las propuestas que ha consignado el Alcalde para los Cerros orientales, teniendo en cuenta el diagnóstico y las estrategias planteadas en cada uno de los pilares y ejes del Plan, y revisando tanto el Anteproyecto5 como el Proyecto6 del Plan Distrital de Desarrollo presentados en el presente año.

Para comenzar, la construcción del Sendero Ecológico es un proyecto estratégico clave, que está contenido en el pilar de democracia urbana y se propone como parte de una estrategia integral encaminada a recuperar el espacio público de los Cerros orientales de los asentamientos ilegales que se han construido en los últimos años. El problema principal planteado por el diagnóstico es que son estos “asentamientos ilegales”, es decir, los barrios populares, los responsables de las afectaciones y el deterioro ambiental de los Cerros7.

Por eso, la propuesta consiste en la construcción de un Sendero Ecológico que recuperará y embellecerá el espacio público. El Sendero medirá entre 120 y 67 km y tendrá como objetivo facilitar el acceso seguro de todos los ciudadanos a la Zona de Reserva Forestal Protectora8. De igual manera pretende garantizar la entrada del cuerpo de bomberos y equipos de emergencia para “contener los incendios forestales que se han venido presentando”. La meta es que 250 mil ciudadanos puedan recorrerlo, y para ello, se contempla la construcción de infraestructura y mobiliario9.

El Sendero también es una propuesta para el eje de desarrollo económico que considera que los Cerros se pueden potenciar como un área natural estratégica para generar opciones productivas a partir del turismo de naturaleza, rural, senderismo, entre otros10. En el cuerpo del Proyecto de Acuerdo del Plan Distrital el Sendero se incorpora en el artículo 58 como parte de los demás proyectos “ambientales” estratégicos de la Alcaldía.

Teniendo en cuenta lo anterior, pueden plantearse inquietudes como: ¿dónde se va a construir dicho Sendero? ¿Se proyectará una carretera sobre la franja de adecuación o dentro de la Reserva Forestal Protectora? ¿Implicará o no el desplazamiento y desalojo de algunos barrios populares denominados “asentamientos informales”? ¿Qué impacto tendrá la construcción de estas obras sobre los ecosistemas?

Resulta preocupante que los incendios forestales y el acceso al turismo sean una excusa para reanudar toda una intervención urbanística y humana agresiva sobre los Cerros orientales, que en nombre del “desarrollo” ponga en riesgo la protección y conservación los recursos que pretenden protegerse, y además, excluya la permanencia de los habitantes populares históricos del borde urbano oriental de la Ciudad.

En esta mirada es claro que el Sendero considera los Cerros orientales sólo como corredor turístico para “otros”, para la recreación de los demás habitantes de la Ciudad, es decir un territorio “sin gente”, “sin habitantes”. Un territorio que necesita seguridad, embellecimiento y recuperación, vaciado de la riqueza de más alto valor: sus habitantes y pobladores.

La segunda propuesta planteada para los Cerros tiene que ver con la construcción de un Parque Lineal incorporado en el eje de nuevo ordenamiento territorial11. Sin embargo, no se profundiza en ella, así como tampoco se incorporan metas claras de dónde, con qué presupuesto y cómo se va a construir este parque. Lo que resulta preocupante es la conexión de dicho parque, así como los demás parques lineales enunciados, con la expansión de la oferta de suelo urbanizable en tres sectores de la ciudad: Norte, Río Bogotá y Bosa12.

La idea es impulsar la construcción de vivienda para evitar la “ineficiencia en el uso del suelo en el borde urbano–rural de la Ciudad”13. El diagnóstico considera que el sector de la construcción se limitó considerablemente en las administraciones pasadas y que es una prioridad darle un empujón a través de la generación de un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial. En este punto, claramente están reflejados los intereses políticos y económicos de quienes financiaron la Alcaldía.

En los Cerros, el Plan defiende el denominado “ecourbanismo y las construcciones sostenibles”14 que han realizado con éxito las grandes empresas inmobiliarias y se contrapone a los asentamientos ilegales y de alto riesgo ubicados en los barrios populares. En este punto, la preocupación central es que el “concepto de riesgo” continúe siendo el motivo para desplazar a cientos de familias que viven en los Cerros, mientras se diseñen instrumentos para dar paso a construcciones estrato 5 o 6, lo que ni siquiera puede justificarse por suplir el déficit de vivienda15.

En tercer lugar, en el eje de sostenibilidad ambiental no hay ninguna propuesta adicional a las anteriores; no obstante, es el único apartado del Plan Distrital donde se menciona el Fallo del Consejo de Estado sobre Cerros orientales anunciando que el Distrito se encargará del control de la urbanización, la recuperación y sostenibilidad del espacio público, la consolidación de la red de senderos ecológicos, la generación de parques y equipamientos, y la conectividad ecológica16.

La propuesta desconoce el contenido social del Fallo que hizo énfasis en la necesidad de reconocer los derechos adquiridos de los pobladores ubicados en la franja de adecuación, ordenando iniciar un proceso de formalización de los barrios e inversión social en los mismos, así como reconocer el aporte social de la economía campesina en la zona de reserva, la necesidad de generar instancias de interlocución y participación social de los pobladores de los Cerros, entre otros.

Adicionalmente, en ninguna parte del Plan se hace mención sobre los instrumentos que generó la Alcaldía anterior para dar cumplimiento al Fallo y que quedaron plasmados en el Decreto 222 de 2014 y la Resolución 223 del mismo año. Esto implica un desconocimiento de avances como los Pactos de Borde, el Plan de Manejo de Áreas no Ocupadas, entre otros mecanismos que contribuyeron a cumplir con lo establecido en el Fallo. Únicamente se menciona la implementación del Plan de Manejo en la Zona de Reserva Forestal sin ahondar en metas, fechas y presupuesto para saber cómo se va a ejecutar17.

Lo anterior enciende las alarmas sobre un posible incumplimiento de la Sentencia, lo cual se corrobora en el precario presupuesto asignado (0,6%) al eje de sostenibilidad ambiental y en general la incertidumbre acerca de la financiación que requieren los planes, programas y proyectos en los Cerros orientales, pues como bien es sabido, lo que no queda incluido no será desarrollado ni financiado en los próximos tres años18.

En suma, el análisis realizado al anteproyecto del Plan Distrital de Desarrollo deja hondas inquietudes y preocupaciones en el sentido de que se están desconociendo los derechos de los pobladores de los Cerros orientales y los mandatos centrales del Fallo del Consejo de Estado al priorizar estrategias estéticas, de infraestructura, turismo y vivienda sobre un territorio que requiere políticas mucho más complejas e incluyentes.

Por lo tanto, puede decirse que lo planteado en el Plan Distrital de Desarrollo 2013-2019 para los Cerros coincide con lo propuesto para las demás áreas protegidas como la Reserva van der Hammen, privilegia la construcción de un modelo de ciudad que solamente da juego libre a los intereses de constructores y empresarios. Sin embargo, la propuesta plantea un nuevo reto de unidad para el movimiento urbano: defender un modelo alternativo de ciudad donde se privilegie la vida digna de quienes han habitado, protegido los recursos y construido históricamente el tejido social los bordes urbano-rurales de la Ciudad.

***

1El Espectador (13 de abril de 2016). “Luces y sombras del Plan de Desarrollo de Peñalosa”. Disponible en línea: http://www.elespectador.com/noticias/bogota/luces-y-sombras-del-plan-de-desarrollo-de-penalosa-articulo-626906

2El Espectador (2 de abril de 2016). “Constructores: grandes dueños de la Van der Hammen”. Disponible en línea: http://www.elespectador.com/noticias/bogota/constructores-grandes-duenos-de-van-der-hammen-articulo-625149

3El Espectador (15 de septiembre de 2016). “Los financiadores de las campañas a la Alcaldía de Bogotá. Disponible en línea: http://www.elespectador.com/noticias/bogota/los-financiadores-de-campanas-alcaldia-de-bogota-articulo-586164 y La Silla Vacía (14 de Octubre de 2015). “Los cacaos y los amigos que financian a los candidatos en Bogotá”. Disponible en línea: http://lasillavacia.com/historia/los-cacaos-y-los-amigos-que-financian-los-candidatos-en-bogota-51961

4Del 5 de noviembre de 2013, donde el Consejo de Estado (MP. María Claudia Rojas Lasso) decide en apelación la sentencia de primera instancia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, dentro de Acción Popular interpuesta por Sonia Andrea Ramírez Lamy, sobre protección de los Cerros Orientales de la Sabana de Bogotá.

5Alcalde Mayor de Bogotá. Enrique Peñalosa. (Febrero 29 de 2016) Anteproyecto del Plan de Desarrollo Bogotá Mejor Para Todos (APDD) (2016-2019).

6Alcalde Mayor de Bogotá. Enrique Peñalosa. (Abril 29 de 2016) Proyecto del Plan de Desarrollo Bogotá Mejor Para Todos (PDD) (2016-2019).

7PDD, pág 260, 263 y 331.

8En el Anteproyecto del Plan dice 120 km y en el Plan Distrital de Desarrollo se reduce a 67 km. APDD, págs. 153-154 y PDD pág 176.

9PDD, pág 176

10Ibid, pág 303.

11Ibid, pág 255.

12La estrategia central del nuevo Alcalde es habilitar suelo para construir vivienda en tres lugares: Ciudad Río en el sur de la ciudad alrededor del río Bogotá, Ciudad Bosa y Ciudad Norte en los cerros orientales y en Suba habilitará alrededor de 6.000 hectáreas y podrá albergar a cerca de 1,8 millones de personas . Este proyecto en su conjunto se denomina “Ciudad Paz” y está planteado con el objetivo de frenar el crecimiento desordenado de la ciudad sobre la sabana de Bogotá. Ver: PDD 2013-2019, pág 255.

13APDD. págs. 225.

14PDD, págs 260 y 331.

15APDD. págs. 223-224.

16PDD pág 299.

17Ibid pág. 322.

18Plan Plurianual de Inversiones APDD pág 373.